Esta mujer se casó pensando que iba a morir y volvió a la vida después de dejar el azúcar

La lucha a muerte contra la fibrosis quística obligó a Jessica Bean a planificar su boda desde la cama del hospital​.

Lo más popular

Mientras que la mayoría de las novias tratan de perder peso para su gran día, Jessica Bean, de 28 años, de Queensland, Australia, trataba por todos los medios de ganarlo, de manera que pudiera vivir lo suficiente para llegar a su boda.

"Consumía unas 4.000 calorías al día, dos veces la cantidad normal que consumiría una mujer, y la mayor parte de ellas procedían del azúcar del chocolate y de los caramelos, con lo que conseguía un subidón de azúcar", contó Bean a The Sun.

Publicidad

Bean nació con fibrosis quística, una enfermedad pulmonar potencialmente mortal, pero que había conseguido controlar con terapia física y un cóctel de 40 pastillas diarias hasta que su salud empeoró a los 21 años. Pasó los años siguientes yendo y viniendo del hospital. En un momento dado, los médicos le dijeron que necesitaba un doble trasplante de pulmón para seguir viviendo y que, a pesar de la operación, probablemente pasaría el resto de su vida con medicamentos anti-rechazo.

Lo más popular

Traje del hospital a punto ✔ Radiografía de tórax ✔ Análisis de sangre anual ✔ Pastillas mágicas de color rosa (#orkambi) recogidas ✔ Todo antes de las 10 AM. Las mañanas de hospital pueden ser un poco aburridas, pero con una sonrisa se pueden hacer menos pesadas. Es sorprendente el efecto que la sonrisa y el agradecimiento puede ejercer en un entorno estresante como el de un hospital. Esta mañana quiero dar las gracias al personal del hospital super-amable y eficiente, a mis venas que se han portado bien, por lo que he tenido que esperar muy poco tiempo. También puedo confirmar que es posible poner cara de pato bajo una máscara de hospital (adivinad quién se ha olvidado la #vogmask hoy?)!

Así es compaginar una enfermedad crónica con el trabajo/estudio. Esta soy yo hace un par de semanas mientras estaba en el curso @earth_hq
@soulpreneurs
.
Aunque los tratamientos y el trabajo/estudio se llevan a cabo mejor
por separado. Algunos días bueno... #aintnobodygottimeforthat
Sin embargo, estoy muy feliz de que mi cuerpo ahora me permita hacer
las dos cosas, pues hubo un momento en que mi vida sólo estaba
centrada en intentar seguir viva. Para ser honesta, resultó muy
difícil. Como parte de #cysticfibrosisawarenessmonth comparto en el
blog algunas de las cosas más duras a las que nos enfrentamos como
pacientes. En primer lugar, hablo de trabajar y estudiar y comparto
aquello que en un momento dado me destrozó anímicamente.
///jessicabean.com.au\\\

Al darse cuenta de que podría quedarle poco tiempo, Jessica comenzó a preparar su boda con Cameron, su novio de toda la vida, desde su cama de hospital.

Creía que su prometido se casaría con ella y la enterraría "en cuestión de meses", dijo.

"Me convertí en una especie de novia 'godzilla' y quería que todo saliera bien", añadió, "porque sería uno de los últimos recuerdos que Cameron tendría de mí."

Eso fue hace unos años, antes de que una conversación con la fotógrafa de su boda, la esposa del experto anti-azúcar, el Dr. Gary Fettke, convenciera a Jessica para que eliminase el azúcar de su dieta.

Jessica comenzó a consumir calorías de una manera más sana, bebiendo batidos a base de aguacate y mantequilla de cacahuete, y, según Mirror sus pulmones mejoraron tanto y tan rápidamente, que sus médicos le pudieron recomendar un tratamiento con un "medicamento milagroso" llamado Orkambi que alcanzaba un coste de unos 270.00€ al año.

Eso fue hace más de un año. Se ha cumplido un año desde la última visita de Jessica al hospital, lo que no es poca cosa, dado que los enfermos de fibrosis quística cuentan con un sistema inmunitario muy debilitado, por lo que están acostumbrados a acudir a las salas de urgencias a la menor ocasión.

Ahora trabaja como coach de salud y bienestar, una carrera que emprendió con el objetivo de ayudar a otros pacientes a que fueran conscientes de "la relación existente entre su cuerpo y lo que comen."

"Me estaba preparando para morir y ahora tengo una carrera y soy capaz de disfrutar de las vacaciones y de los viajes. Tengo mucha suerte de estar viva y todo se lo debo a la decisión de dejar el azúcar", manifestó Jessica en una entrevista reciente.

(vía Woman's Day a través de Mirror)

More from Diez Minutos: