Todos deberíamos leer el mensaje de esta madre sobre su hijo, víctima de acoso escolar

"Respeta a los demás. Nunca se sabe por lo que han tenido que pasar"

Lo más popular

Cuando MaryAnn Parisi se enteró de que su hijo de 11 años estaba siendo acosado hasta tal punto de que ya casi era inmune al dolor, decidió escribir un mensaje inspirador en Facebook: "(Mi hijo) Michael le dijo al profesor: "Estoy bien. Me estoy acostumbrando (al bullying)", declaró esta madre estadounidense a la cadena ABC News.

Publicidad

"Eso me hizo sentir fatal. Me enfadé mucho porque mi hijo no debería acostumbrarse a esa situación. No debería sentirse bien. Él no está bien. No es aceptable ni algo a lo que haya que acostumbrarse".

Michael, a quien describe como un muchacho adorable, nació prematuramente a las 26 semanas de gestación. "Yo no soy su madre biológica pero, de cualquier manera, soy su madre. Pasó sus primeros 3 meses de vida luchando por sobrevivir. Agujas, transfusiones, etc. Su madre le abandonó 3 meses más tarde", explica MaryAnn.

Lo más popular

Esta madre recuerda los problemas de aprendizaje de su hijo, ya que no habló hasta los 3 años, le costó caminar, desarrollarse... pero sí resalta que supo amar desde el principio, que quiere a todo el mundo y que en su cabeza no cabe juzgar a otros.

En esta lección, MaryAnn se dirige también a los que acosan a su pequeño. A los que le acosan, les escribe: "Hoy le habéis llamado 'cara de brackets', después de haberos estado metiendo con él por su forma de comer. ¿Sabíais que le resulta físicamente imposible controlar la comida en su boca?".

Además, añade que su hijo "no quiere buscarle problemas a nadie", de modo que "está dispuesto a asumirlo (las burlas)". "Es un trago difícil de pasar porque tu reacción inicial es atacar para proteger a tu hijo, pero ese no es el modo de resolver el problema", dijo.

"No os tiene por qué gustar, pero debéis respetarle… ". Éste es su mensaje más importante.

Post de Facebook:

"Esto puede ser largo. Me disculpo por ello. Todos tenemos niños en nuestras vidas de un modo u otro. Te reto a compartir con tus niños (o los niños que haya en tu vida) la historia del mío. Tal vez conocer su pasado marque la diferencia. Incluso los mejores niños tienen momentos de inseguridad y debilidad. Enseñarles y mostrarles por qué él (u otro) es diferente puede ser el mejor camino. A veces, saber la verdad conduce al aprendizaje y al crecimiento personal. En ocasiones, todos necesitamos que nos lo recuerden, ya que todos tenemos nuestros nuestros momentos".

"Michael -continúa– nació a las 26 semanas. Alrededor de 3 meses antes de tiempo. Yo no soy su madre biológica pero, de cualquier manera, soy su madre. Pasó los primeros 3 meses de su vida luchando por sobrevivir. Agujas, transfusiones, etc. Su madre la abandonó 3 meses después. Ha superado retrasos en el desarrollo y otros muchos problemas hasta convertirse en el chico fuerte y sano que es hoy. No aprendió a hablar hasta los 3 años. Caminaba con mucha dificultad. Hasta su primer cumpleaños no le asomaron los dientes. Tenía muchos problemas de desarrollo. Pero amaba. ¡Y cómo amaba! A día de hoy, su sonrisa es el mejor regalo. No hay nadie a quien no quiera, incluyendo a todos los que le atormentan. Perdona y olvida. En su personalidad no cabe juzgar a otros. Yo me esfuerzo cada día en parecerme a él, pero fracaso. Hoy le habéis llamado 'cara de brackets', después de haberos estado metiendo con él por su forma de comer. ¿Sabíais que le resulta físicamente imposible controlar la comida en su boca? ¿O cómo de mala es su coordinación? Esos brackets son sólo uno de los muchos pasos que ha tenido que afrontar para ayudarle a alinear su mandíbula inferior, que nunca llegó a desarrollarse por completo. De ese modo conseguirá que no se le caiga la comida ni mastique de un modo extraño. Así que no os metáis con él.
Patear su silla, llamarle estúpido, feo, cara de bracket, dientes de castor. Decirle que se siente y se calle no es la manera. No os tiene que gustar, pero debéis respetarle. Es un luchador. Ésta es una parte muy corta de su historia. Compartir, enseñar, crecer. Lo más importante es respetar a los que te rodean. Nunca se sabe por lo que han pasado".

Via: http://www.womansday.com/

More from Diez Minutos: