10 impresionantes fotos de mujeres con sus mastectomías tatuadas

Estas imágenes son la mejor prueba de que las cicatrices provocadas por el cáncer de mamá no son un motivo para avergonzarse.

Cáncer. Una de las palabras más terroríficas del diccionario. Pero aunque el camino para vencer a esta enfermedad es agotador, doloroso y aterrador, las mujeres que os presentamos a continuación nos enseñan lo fuerte que puede llegar a ser el ser humano. Después de padecer cáncer de mama y someterse a las consecuentes operaciones, estas mujeres han rememorado su lucha cada vez que se miraban en el espejo. Así que tomaron el control de sus cuerpos. Acudieron a P.ink, una organización que pone en contacto a mujeres que han superado el cáncer de mama con artistas del tatuaje, y transformaron sus cicatrices en algo realmente hermoso. Ahora, comparten con nosotras la historia que hay detrás de esos tatuajes.

Publicidad

"Toda mi vida ha sido un sinfín de remontadas"

"Me hice un Ave Fénix azul y verde adornado con motivos florales que me encanta. Toda mi vida ha sido un sinfín de remontadas de diferentes tipos, así que mi Fénix simboliza de una manera maravillosa lo que ha sido mi vida y cómo me siento. Melora, mi tatuadora de P.ink, lo situó donde yo pudiera tener una gran panorámica de mi vida y también permitiera a otros admirar la fuerza que representa en mí.

Una amiga, que acaba de pasar por el quirófano por el mismo motivo, me ha confesado que ni siquiera va a hacer rehabilitación porque no soporta que el fisioterapeuta vea sus cicatrices. Es duro pensar que, después de todo el esfuerzo que ha hecho para salvarse, ahora se avergüence precisamente de lo que la ayudó a conservar la vida." Dale Wingert.

Publicidad

"Cada vez que veía mis cicatrices recordaba que estoy terminal"

"Justo después de que me hicieran la cirugía de reconstrucción, me enteré de que el cáncer había alcanzado los pulmones y ahora estoy en grado 4. Cada vez que veía mis cicatrices recordaba que estoy terminal. Ahora, cuando me miro, todo lo que veo son mis bonitos tatuajes. ¡Son alucinantes!" —Denise Valley.

Publicidad

"Nos fijamos demasiado en la dureza y fealdad del cáncer"

"Hay muchas cosas que podría decir sobre por qué elegí el tatuaje que elegí. Lo primero, yo quería algo delicado, nada agresivo. Nos fijamos demasiado en la dureza y la fealdad del cáncer, pero haberlo sufrido me ha llevado a conocer gente maravillosa y a vivir experiencias que, de otro modo, jamás hubiera disfrutado. Cuando miro mi tatuaje en el espejo quiero es recordar todas esas cosas.

El pájaro cardenal y los nomeolvides de mi tatuaje están dedicados a mi madre. La perdí por un cáncer de colon en 1991. Cuando me casé, prendió una de esas flores en mi vestido de novia y yo hice lo mismo con mi hermana. Mi hermana falleció en 2013. Antes de que mi madre se fuera, me dijo que siempre que la necesitara buscara un pájaro cardenal. Desde que ella falleció, siempre veía en el árbol que había junto a mi ventana mientras me trataba contra el cáncer de mama y también en otras ocasiones, tristes o alegres.

La alegría y la paz que encontré cuando vi el tatuaje terminado es indescriptible. Ser capaz de mirarme a mí misma y ver algo hermoso es un regalo. Hacía mucho tiempo que no podía mirarme al espejo sin que me recordara el cáncer y todo lo que se llevó de mí. Este tatuaje me permite centrar mi atención en todo lo bueno que he obtenido a lo largo de este viaje." Deb Kuhns.

Publicidad

"El lazo rosa no significa nada para muchas de nosotras"

"El lazo rosa no significa nada para muchas de nosotras. No puede representar el infierno que supone el cáncer de mama. En lugar de un lazo rosa, deberíamos llevar el mazo de Thor y una espada. ¡Eso sí sería un recordatorio para luchar como la guerrera que eres!" Catherine Shinaberry.

Publicidad

"Sí, las cicatrices todavía están ahí, pero la obra de arte que tengo ahora las eclipsa"

"Mi tatuaje es un diente de león cuyas semillas flotan por mi pecho hasta convertirse en pájaros. Elegí esta imagen porque era algo que me venía a la cabeza cuando tuve cáncer. Representa deseos, esperanzas y sueños. En realidad, uno de los pájaros es un dragón que simboliza a mi hija. También hay un pequeño corazón que representa a un grupo de amigos online que me apoyan mucho. Cuando vi el tatuaje me puse muy contenta. Ya no veo las cicatrices. Sí, todavía están ahí, pero la obra de arte que tengo ahora las eclipsa y yo sonrío cada vez que lo veo." —Kari Hitchcock.

Publicidad

"Donde una vez vi cicatrices, ahora veo belleza"

"Mi tatuaje es curativo porque donde una vez vi cicatrices, ahora veo belleza. ¡Gracias, P.ink, por cambiar mi vida!" Christine Genardi.

Publicidad

"Está relleno de color porque el cáncer no ha vencido nuestro espíritu y alegría"

"Mi tatuaje me hizo sentir que yo controlaba mi cáncer. Me encanta mirarlo todos los días. Las flores representan la belleza sobre la oscuridad y las mariposas son para mis hijas y para mí. Está lleno de color porque el cáncer no ha podido vencer nuestro espíritu y nuestra alegría." Monica Theis.


Publicidad

"Soy una luchadora plana y fantástica"

"Soy un espíritu libre. El cáncer me ha devuelto mi verdadero yo. Mi tatuaje es un árbol de la vida que me ha devuelto la autoestima. Soy una luchadora plana y fantástica. P.ink, te doy las gracias por devolverme mi belleza." Eve Donaldson.

Publicidad

​"Somos preciosas"

"Nos negamos a que nuestras cicatrices nos definan. Nos levantaremos sin miedo y crearemos nuestra propia definición de belleza. Somos preciosas." Monica Hendricks

Publicidad

"El tatuaje cumplió mi deseo de hacerle saberle al cáncer que yo tengo la última palabra"

"Tenía una idea de lo que quería, pero cambié de idea. Me dijeron que confiara en Luis, mi tatuador y así lo hice. Me sorprendieron mucho su enorme talento y su gran corazón. El resultado final no sólo captaba mis deseos, sino que cumplió mi necesidad de decirle al cáncer que yo tengo la última palabra. Más tarde supe que los pilotos de combate japoneses pintaban flores de cerezo en sus aviones. Existía la creencia de que las almas de los soldados caídos se reencarnaban en flores de cerezo, como representación de la vida eterna. ¡Qué apropiado!" Izabelle Magallanes.