Reducir el consumo de bolsas de plástico

Con el fin de aminorar el impacto del plástico en el medio ambiente, estas bolsas dejarán de ser gratuitas en 2018. Los comercios estarán obligados a cobrar al menos 5 céntimos por cada una, según la nueva normativa.

Lo más popular

La nueva norma no permitirá la distribución gratuita de bolsas de plástico al consumidor, ya sea en una tienda o en una entrega a domicilio. El comercio estará obligado a cobrar entre 5 y 30 céntimos, según el grosor de la bolsa.

Así lo recoge el proyecto del Real Decreto de Gobierno, que adapta esta normativa a la europea, cuya entrada en vigor es enero de 2018. Además, se prohibirá la venta de bolsas de plástico oxodegradables: son las de polietileno, con un peso inferior a 50 micras y que contienen unos aditivos químicos que impiden su reciclaje.

Publicidad

Aunque muchos supermercados ya cobran por este embalaje, la intención es generalizarlo con un fin disuasorio. Es decir, reducir el consumo de plásticos por su impacto en el medio ambiente. Por otra parte, Competencia (CNMC) ha entrado en el debate y recomienda que, para disuadir al consumidor, sería mejor establecer un impuesto sobre las bolsas en vez de optar por un precio fijo, como recoge el nuevo proyecto.

Lo más popular

La excepción de la norma

Con los alimentos a granel podrán entregarse de forma gratuita las bolsas muy ligeras (cuyo peso es inferior a 15 micras), que se usen por razones de higiene para envasar alimentos a granel, como fruta o verdura.

En Francia se prohibió en 2016 la entrega gratuita de bolsas no biodegradables. Irlanda tomó medidas en 2002 y ha reducido el consumo de bolsas en un 95%. Holanda y Reino Unido aplicaron impuestos sobre su uso.

El dato: En nuestro país usamos una media de 144 bolsas de plástico por persona al año, frente a la media de nuestros vecinos de la Comunidad Europea, que utilizan 198. El objetivo que plantea Bruselas de aquí a finales de 2019 es bajar este consumo a 90.

More from Diez Minutos: