Cambia la decoración de tu casa en 10 pasos

Con la llegada del buen tiempo nuestra casa necesita un lavado de cara y preparar así el hogar para el verano. Te contamos cómo conseguirlo.

hogar salón verano cambio decoración

¡Abajo las mantas y las alfombras! ¡Arriba los colores claros, las flores y los tejidos ligeros! El buen tiempo está aquí y no solo se debe reflejar en tu ropa, sino en tu hogar. Convierte tu acogedora casa en un lugar más fresco y lleno de luz.

Publicidad

1 Añade elementos naturales

Introduce materiales en madera, tejidos de fibras naturales, y plantas y flores; además estas últimas no tienen por qué ser naturales, también pueden aparecer en modo de estampados.

Un truco es dejar que entre más luz gracias a unos ligeros visillos en lugar de cortinas.

Publicidad

2 Muebles con movimiento

Mejor utiliza mobiliario modular que puedas ir cambiando a tu antojo y no obstaculice el paso. Escoge unos muebles pequeños y así aligerarán el espacio sin bloquear la visibilidad del resto. Un buen ejemplo es una mesa de cristal, ya que su transparencia la hace ligera.

Publicidad

3 Colores fríos

Aunque en muchos casos se recomiendan los cálidos, los revestimientos en blanco ayudan a que la casa se mantenga más fresca, ideal para los meses de calor. En cuanto a los muebles, mejor de color claro, que no desentonen, y sobre todo, nada de cueros ni pieles; telas y texturas suaves y finas.

Publicidad

4 Inspiración marinera

Los azules, las rayas y el blanco son una combinación infalible para crear un espacio refrescante. Al evocar a mar, no se puede pedir más. Combínalo con algún mueble de madera y le dará un toque acogedor para que en invierno también podamos disfrutar de este espacio.

Publicidad

5 Remedios contra el calor

Si tienes un sofá con una tapicería gruesa y pesada, ponle una funda clara con colores que evoquen al verano y ganará muchos puntos. Además, parecerá que tienes sofá nuevo que renovará todo el salón.

Publicidad

6 Maderas ligeras

Asociamos el estilo rústico a las robustas vigas del techo, las chimeneas calientes y los suelos de madera, pero el estilo rústico también puede funcionar en verano. En maderas claras o tratadas en tonos blancos, podemos tener una habitación fresca a vez que acogedora.

Publicidad

7 Rebajar texturas

Si hablamos de ambientes veraniegos y frescos, creeríamos que un sofá de terciopelo azul no funcionaría de ninguna manera. Sin embargo, si le ponemos unos cojines florales y un papel de pared alegre, la cosa cambia.

Publicidad

8 Naturaleza 'indoor'

Las flores frescas son siempre infalibles. Si tienes la suerte de poder tenerlas cada semana, los vivos colores de las florecillas silvestres llenan cualquier ambiente de vida, rebajando las atmósferas muy cargadas. Además, su olor es un ambientador natural.

Publicidad

9 Como una piedra

Los suelos de piedra y cerámica son la elección más adecuada para casas calurosas, ya que se mantienen siempre frescos, además su mantenimiento es muy sencillo y aportan un toque rural.

Publicidad

10 Sí al blanco

Es innegable que este color es el encargado habitual de agrandar y aportar limpieza visual a cualquier ambiente recargado. Si lo combinamos bien con tonos tierra y arena, y con algún golpe de azul, la mezcla es ganadora.