Más de 16 millones de españoles padecen hipermetropía

Afecta a las distancias cortas y puede perjudicar la estabilidad visual de lejos. Su incendencia es mayor en niños de 1 a 10 años y en adultos de 51 a 60 años.

Lo más popular

Un 35% de la población padece hipermetropía. Se trata de una alteración visual que causa visión incómoda y borrosa de cerca, además de inestabilidad y fatiga visual de lejos. Pero más de 4,8 millones ni siquiera lo saben. Así lo ha advertido el Colegio de Ópticos Optometristas de Cataluña (COOOC), que, bajo el lema 'Hipermetropía, la gran desconocida' alerta sobre este problema para concienciar a la población de la importancia de tratarlo.

Publicidad

Su incidencia es del 75% en niños de 1 a 10 años; de un 33% entre los 21 y 30 años y del 64% en personas entre los 51 y 60 años.

La hipermetropía es un error de enfoque visual causado por un bloqueo en el proceso de crecimiento ocular en la infancia. Esto genera un ojo más corto de lo habitual. Aunque es menos frecuente, también puede darse el caso de que, siendo el ojo normal en su longitud, la potencia de los lentes oculares sea insuficiente. Como consecuencia, las imágenes no se enfocan en la retina, sino detrás de ella. Todo ello se manifiesta en forma de visión borrosa e incómoda de cerca y que, con el paso de los años, también afecta a la visión de lejos debido a la pérdida de capacidad de compensación óptica de los ojos, conocida como presbicia o vista cansada.

Lo más popular

¿Qué síntomas nos pueden hacer sospechar?

Se puede producir dolor de cabeza, picor y/o irritación de los ojos, sensación de incomodidad o fatiga visual, que resulta más acusada en distancias cercanas; dificultad para mantener una lectura prolongada, cabeza cargada al final del día, dificultad para trabajar continuamente con pantallas, somnolencia al conducir y/o al mirar la televisión…

En los niños hay que valorar si los problemas de aprendizaje en la escuela o la ausencia de hábitos lectores se deben a una hipermetropía no diagnosticada, como recalca el vicepresidente del COOOC, Lluís Bielsa. Por su parte, Alfons Bielsa señala que "una persona con hipermetropía leve podrá hacer vida normal sin gafas, pero si se mueve en un entorno predominantemente de cerca, no se sentirá cómodo".

Coincidiendo con la campaña, se ha lanzado una edición especial no destinada a la venta del libro 'Calvin, ¡ten cuidado! El pájaro literato tiene que llevar gafas', de la escritora norteamericana Jennifer Berne y con ilustraciones de Keith Bendir. Está dirigido principalmente a niños.

Revisiones

Las revisiones anuales con el especialista visual desde edades trempranas son muy importantes para no pasar por alto este y otros problemas de la visión, evitando complicaciones asociadas a la hipermetropía infantil por encima de la norma. Según Lluís Bielsa, "una hipermetropía elevada puede provocar disfunciones visuales como el estrabismo, una de las causas de la ambliopía, conocida popularmente como ojo vago. Por eso son tan importantes las revisiones periódicas y detectar a tiempo cualquier problema visual".