Vive un verano mágico con la literatura de Ana María Matute

El asiento K de la Real Academia de la Lengua se ha quedado vacío... Nos ha dejado la galardonada con el premio Príncipe de Asturias en 2010 y autora de obras tan apasionantes como 'Olvidado rey Gudú', 'Paraíso inhabitado' y 'La trampa', entre otras. Si quieres vivir un verano mágico, te recordamos sus apasionantes libros.

Lo más popular

El mundo de las letras está de luto. Ana María Matute, una de las más grandes figuras de la literatura española, ha fallecido este 25 de junio en su domicilio de Barcelona a los 88 años. Pensar en ella es llevarnos por la fantasía y la ilusión de la mejor literatura. Superviviente de la postguerra, vivió mejor esta época gris gracias a la magia que tiene el poder de la escritura.

Con tan sólo 17 años, escribió su primera novela, "Pequeño Teatro", pero tuvo que pasar más de una década para que se publicara convirtiéndose en ganadora del premio Planeta de 1954. Unos años antes, en 1947, su obra "Los Abel" fue finalista del premio Nadal, galardón que obtuvo en 1959 con "Primera memoria". Era tanto su reconocimiento como gran escritora que en 1976 fue propuesta para el Premio Nobel de Literatura y en 2010 obtuvo el Premio Príncipe de Asturias. 

Publicidad

Ana María Matute se casó en 1952 con el también escritor Eugenio de Goicoechea, padre de su único hijo, Juan Pablo, que nació en 1954. Su matrimonio no duró mucho ya que en 1963 se separó, hecho que le llevó también a la separación de su hijo como resultado de las leyes españolas, lo que la sumió en una depresión.

La pasión por su hijo, cuya custodia pudo recuperar cuando el niño tenía 10 años, era tal que le dedicó la gran parte de su obra de literatura infantil, con la que obtuvo también grandes premios como el de Literatura infantil en 1984 por su obra "Sólo un pie descalzo". Matute ha sido una gran escritora de cuentos que ella misma ha ilustrado ya que cuando acabó el Bachiller estudió música y pintura.

Lo más popular

Un tiempo después volvió a encontrar el amor al lado del empresario francés Julio Brocard, amor que duró hasta la muerte de éste en 1990. La pérdida de Julio agravó su estado depresivo.

La autora de "Olvidado rey Gudú" reconoció que no consideraba que hubiera tenido una infancia mala pero fue una etapa en la que se sintió muy sola. Matute, que ingresó en la Real Academia de la Lengua en 1988, confesó que le gustaría ser recordada como una mujer que amó mucho la vida y ha contagiado su espíritu, su pasión por la vida, la fantasía y la literatura a sus miles de lectores. 

Si quieres saber más de su interesante vida pincha aquí.

¿Te apecete hacerte con lo mejor de su obra? Encuéntrala en El Corte Inglés.