Megan Maxwell estrena 'Alégrame la vista' su relato online exclusivo para Diez Minutos

La popular best-seller comienza su nuevo proyecto literario en el que los lectores decidirán cómo continúa la historia cada semana.​

More From Megan Maxwell y su relato 'Alégrame la vista'
20 articles
Último capítulo del relato erótico de Megan Maxwell
Megan Maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 22 de su relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 21 de su relato erótico

Megan Maxwell estrena en exclusiva en Diez Minutos 'Alégrame la vista', un relato online ambientado en el mundo de la medicina en el que tú puedes participar activamente. Cada semana la popular escritora te ofrece tres opciones para que votes cómo quieres que continúe la historia y ella la seguirá según la más votada. A continuación, el primer capítulo de esta nueva y apasionante entrega de Megan Maxwell.

Publicidad

PRIMER CAPÍTULO

Suena el despertador y maldigo a quien inventó madrugar.

Pero vamos a ver, con lo agustito que se está en la cama ¿a qué iluminado se le ocurrió jorobar este gran momento de placer?

Cansada de escuchar el "Piticlín… piticlín" extiendo la mano y apago el despertador. Es mi segunda alarma y dándome la vuelta, vuelvo a hacerme un ovillito y espero a que suene la tercera.

Vale. Lo sé… esto que hago es masoquismo, pero es mi masoquismo y me gusta.

More From Megan Maxwell y su relato 'Alégrame la vista'
20 articles
Último capítulo del relato erótico de Megan...
Megan Maxwell relato erótico
Megan Maxwell y el capítulo 22 de su relato...
Megan Maxwell y el capítulo 21 de su relato...
megan maxwel
Megan Maxwell y el capítulo 20 de su relato...
Megan Maxwell libros
Megan Maxwell y el capítulo 19 de su relato...

Como es de esperar cinco minutos después suena la alarma y tras acordarme de ya imaginas, la apago y con rapidez me levanto.

Cuando salgo al pasillo me encuentro con Tina, una de mis compañeras de piso. Hace guardia en la puerta del baño en pijama y mirándome dice.

- Siento decirte que se nos ha adelantado Doña puntos negros.

Escuchar eso me hace resoplar.

Begoña es un terror ante el espejo del baño y acercándome a la puerta golpeo.

- Bego, tienes cinco minutos o tiro la puerta abajo.

- ¡Ya termino! ¡Joder! —se escucha de fondo

Tina y yo sonreímos, cuando de pronto se abre la puerta, Begoña aparece y mirándonos dice.

- Ya había terminado ¡pesaditas!

Tina rápidamente entra, Bego se va y yo con paciencia guardo mi turno.

Media hora después las tres estamos en la cocina, aseadas, vestidas y desayunando. Como cada mañana me meto entre pecho y espalda una gran tostada de pan con mantequilla y mermelada y un tazón de leche con Cola-Cao.

Sé que la mantequilla engorda. Sé que más tarde me arrepentiré. Pero también sé que si no me lo tomo, en un par de horas estaré que me caigo por las esquinas y por mi trabajo no me lo puedo permitir.

Begoña, que es la loca de la tecnología y trabaja de programadora en una empresa de informática, mirando su Ipad dice:

- Abrigaos. Entre hoy y mañana llega una ola de frío polar.

Tina que trabaja en un súper de cajera, sonríe y mirándome dice.

- Por suerte tenemos una enfermera en casa para que nos cuide.

Eso me hace gracia y terminando mi tazón de leche, lo meto en el fregaplatos y respondo.

- Abrígate y olvídate de mí. Ya bastantes pacientes cuido en el hospital.

Una vez salimos de casa, Tina se va para el autobús y Bego y yo para el metro.

Como cada mañana nos dejamos espachurrar por la gente hasta que llego a mi parada, le guiño el ojo y me voy.

Con paso seguro camino hacia el hospital, cuando oigo a mi lado.

- ¡Buenos días Duendecilla!

Sin mirar, sé que es mi compañera Marieta. Solo ella me llama así.

A Marieta en el hospital se la conoce como Radio Macuto. No hay dato, cotilleo o problema que a ella se le escape y mirándome dice.

- He recibido un whatsapp de Carmela la de Rayos.

- ¿Y?

Marieta se acerca a mí, me coge por el brazo y cuchichea.

- Por lo visto, Amina, la de Urgencias ¿sabes quién es?

¿'La Extensiones'?

- ¡Exacto! Pues al parecer anoche estuvo tirándole la caña al doctor Villalón y han quedado para cenar esta noche y ya sabes lo que viene tras una cenita ¿qué te parece?

Escuchar aquello me hace reír. Si alguien disfruta de su cuerpo y sexualidad en libertad, es 'La Extensiones' y encogiéndome de hombros respondo:

- Pues a mí me parece bien. ¡Viva el sexo!

Marieta me mira, resopla y murmura. Es una mujer bastante chapada a la antigua.

Una vez llegamos al hospital, esperamos el ascensor, y cuando este se abre aparece nuestro jefe rodeado por varios hombres. Marieta y yo nos miramos. Sobran las palabras.

Una vez aquellos salen, nos metemos en el ascensor abarrotado y esta cuchichea.

- ¿Has visto lo que yo Duendecilla?

- Sí.

Doy a la planta tres y Marieta insiste.

- Esto cada día se parece más a un parque jurásico.

Asiento y sonriendo respondo.

- El tiranosaurio Rex cada día tiene peor gusto para contratar. Vaya tela. Así no hay quien se alegre la vista.

Reímos por aquello y cuando llegamos a nuestra planta nos bajamos.

Diez minutos después, ya con nuestros uniformes correctamente puestos, Marieta se marcha a su planta y yo me dirijo a Maternidad.

Al llegar, mis compañeras me saludan y Luisa, con cara de sueño, me entrega la hoja donde apuntamos las incidencias de la noche y dice.

- Vaya nochecita toledana la de hoy.

- ¿Mucho jaleo? —pregunto yo.

Luisa asiente.

- Tres partos y una cesárea.

Observándola estoy cuando suena el teléfono. Rápidamente lo cojo. Es de recepción para indicarme que suben a una parturienta.

Publicidad

Dos minutos después aparece, Fernando el celador, con la parturienta sentada en una silla y mirándome pregunta.

- ¿Te han avisado verdad?

Asiento, sonrío a la chica que me mira con cara de susto y digo.

- Llevémosla a la habitación 323.

Una vez Fernando la deja allí y se va, miro a la joven y esta tremendamente nerviosa susurra.

- Mi… mi marido y su hermano estarán subiendo.

Su gesto de pronto se contrae. Pobre, tiene una contracción e intentando tranquilizarla murmuro con cariño.

- Tranquila… tranquila. Y respira. No olvides respirar.

La joven lo hace. Veo que ha ido a las clases de preparación al parto y cuando el dolor pasa, intentando que se olvide del tema pregunto.

Lo más popular

- ¿Cómo te llamas?

- Patricia.

Con una candorosa sonrisa le hago saber que sé lo que hago, que ha de estar tranquila e indico.

- Yo soy Alicia. Y voy a estar a tu lado para todo lo que tú y tu bebé necesitéis.

La muchacha sonríe, pero la sonrisa se le corta cuando entra Rosa, la matrona, y mirándonos dice en tono seco.

- Que se cambie de ropa y se tumbe para examinarla.

Con mimo y dedicación ayudo a Patricia sorprendida por el tono seco de Rosa y una vez terminamos, Rosa se acerca a la cama y tras examinarla en silencio dice antes de marcharse.

- Tienes ocho centímetros de dilatación. Vas rápida para ser primeriza. En breve te subiremos al paritorio.

Instantes después la puerta se abre y aparecen dos hombres que no pueden negar ser gemelos. Por Dios son iguales, a excepción del peinado y la ropa. Boquiabierta me quedo mirándolos y entonces veo que uno tiene los ojos azules y el otro verdes ¡Vaya pivonazos!

Ambos se acercan a la cama y Patricia soltando mi mano se la da a ellos y vuelve a tener otra contracción. Sin dejar de mirarla aquellos dos respiran con ella, la animan, la relajan y cuando todo acaba, el que debe ser el marido, la besa en los labios y dice.

- Cariño, lo estás haciendo fenomenal.

Sus palabras me hacen gracia ¡Qué mono! Y tras mirar al otro que tiene unos ojazos verdes increíbles, sonrío y salgo de la habitación.

Veinte minutos después, Rosa vuelve a examinar a Patricia y cuando sale de la habitación, se acerca al control de enfermeras y dice:

- Hay que subir a la paciente de la 323 al quirófano seis.

Con diligencia hago las gestiones y cuando llego con la paciente y el celador al pasillo de los quirófanos, de pronto me fijo en que el marido y el cuñado de aquella están allí vestidos con pijamitas verdes y mirándolos digo con seriedad.

- Lo siento, pero solo puede entrar el marido.

Los dos se miran, sonríen y el de los ojazos verdes suelta.

- Sigue tu camino y llévala a quirófano y…

- Por favor —lo corto molesta por sus palabras—. ¿Sería tan amable de salir de aquí?

Aquellos vuelven a sonreír. Eso me lleva los demonios y conteniendo mi lengua viperina, llevo a la paciente al quirófano, pero una vez la tengo preparada, salgo al pasillo dispuesta a decirles cuatro cositas a aquellos listillos, cuando se abre una puerta, entra el jurásico de mi jefe y acercándose a nosotros pregunta.

- ¿Ya está preparada Patricia?

- Sí papá —suelta el marido.

¿Papá? Ay Dios ¿Es su padre?

- Bueno hijo tranquilo —prosigue aquel—. Tengo una reunión pero mantenedme informado de todo lo que ocurra. Anda, ve con Patricia, seguro que se alegra a verte.

El joven se metió en el quirófano cuando mi jefe me mira y sin anestesia me suelta.

- Alicia, son mis hijos Armando y Víctor. Armando es el marido de Patricia, la mujer que esta a punto de darme mi primer nieto —incrédula asiento como si fuera tonta—. Aprovecho para decirte que Víctor se incorporará en unos días como obstetra en el hospital, y como ha sido él quien ha llevado el embarazo de Patricia, va a llevar el parto. Tú lo ayudarás.

Asiento, mi jefe se marcha ante mi cara de asombro cuando escucho.

- ¿En serio a mi padre lo llamas Tiranosaurio Rex? —incrédula lo miro y este sonriendo se agacha y cuchichea bajando la voz—. Has de tener cuidado con lo que hablas en público. Nunca se sabe quién te puede escuchar en un ascensor.

Madre… madre… ¡qué bocazas soy y lo que me entra por el cuerpo!

Y cuando voy a disculparme, comienza a caminar y dice con seguridad.

- Vamos Duendecilla —y mirando hacia atrás el listillo me suelta—. Espero que mi trasero mejore tus vistas.

Avergonzada, horrorizada y abochornada lo sigo sin saber qué decir, mientras me pregunto ¿por qué siempre me meto en berenjenales?

…Continuará


ADEMÁS --> El primer relato online que escribió Megan Maxwell con sus lectores