9 señales que indican que tu matrimonio se puede salvar

Si ocurre esto, hay esperanza.

Si tu matrimonio pasa por un momento duro, es más probable que estés atenta de las señales que apuntan en esa dirección. Pero, ¿te has parado a pensar sobre todas las cosas que señalan que tenéis la oportunidad de seguir?

"Mientras que algunos matrimonios terminan porque ambos esposos así lo desean, en la mayoría de los casos uno de ellos quiere salvarlo", dice Joe Beam, el fundador y presidente de 'Marriage Helper', que añade que cuando alguien quiere seguir luchando por el matrimonio, cabe la esperanza de que el amor surja de nuevo. "Si tienes la creencia personal y un sistema de valores que te motivan a seguir con lo que has empezado, o si sientes que el matrimonio es un compromiso a largo plazo, es una señal de que las cosas pueden mejorar".

Rachel Russo, una experta en relaciones con base en Nueva York, con más de 10 años de experiencia como casamentera y consejera, además de tener un Máster en terapia matrimonial y familiar, dice que estar presente y consciente de ti mismo te muestra cómo contribuyes tú a la dinámica negativa de vuestra relación. "Conocer tus faltas, y todos las tenemos, significa que hay mucha esperanza", dice Russo. "En lugar de culpar a tu pareja, eres capaz de reconocer los pensamientos y comportamientos que son problemáticos, y trabajar para cambiarlos. Desarrollas una empatía por tu pareja cuando te das cuenta de que le has hecho daño. Esa empatía te ayuda a encontrar, mantener y mejorar vuestro amor".

Aquí te ponemos algunas señales delatoras de que tu matrimonio puede ser salvado.

Publicidad

1 Sabes que no eres la esposa perfecta

No te preocupes, esto es bueno según Amy Spencer, autora de "Meeting Your Half-Orange" y una experta en felicidad, centrada en cómo cambiar tu perspectiva para cambiar tu vida.

"Siempre hay un principio físico en todas las relaciones, es decir, cada acción tiene una reacción igual y opuesta, ¿cierto?", plantea ella. "Así que es importante ser capaz de ver cómo sus comportamientos, estados emocionales o decisiones pueden estar afectando a tus comportamientos, emociones y decisiones. Si eres capaz de citar un momento en el que le criticaste de manera injusta, te portaste mal o le hiciste daño primero, entonces estás viendo cómo tu propia energía y comportamiento puede ser canalizado hacia una interacción negativa entre vosotros dos".

Spencer dice que cambiar la manera en la que hablas o actúas ante ciertas situaciones, puede llevarte a una interacción muy diferente con tu marido. "Si puedes ponerte en sus zapatos y ver lo que tú has hecho mal, hay una razón para volver a dar vida a tu matrimonio".

2 Algo que te recuerda a él te hace sentir bien

¿Alguna vez te ha llegado el olor de la colonia de tu marido, o su salsa de tomate y te ha hecho sentir emocionada? Salva ese momento y úsalo, recomienda Spencer. "El olfato es uno de los sentidos más unidos a nuestras memorias emocionales, así que su colonia o su olor después de pasar por el gimnasio tienen connotaciones positivas, esto es buena señal". Spencer dice que es como si tu nariz que dijera que ahí, en lo más profundo, tu cerebro le tiene puesto en la categoría de "este es uno de los buenos". "Merece la pena fijarse en si estos sentimientos son reales en tu día a día también".

Publicidad

3 Le has engañado, pero no has ido a mejor

"La infidelidad no es el final de una relación", dice April Mansini, una experta en relaciones y autora de varios libros entre los que está "Romantic Date Ideas" ("Ideas para citas románticas"), que también incluye algunas citas sexys en casa y secretos de seducción infalibles. También dice que si ambas personas en la relación quieren que funcione, a pesar de los sentimientos de tristeza, traición o enfado, se puede lograr. "Lo más importante es recordar que la mayoría de las infidelidades son un síntoma de un problema en la relación. No significa que haya nada malo con la persona que ha engañado o con la que ha sido engañada. Cuando las parejas pueden ver la infidelidad como un problema de la relación, es más probable que trabajen en ella y lleguen más lejos".

4 Ambos admitís que la familia es lo primero

"La parte más importante en una familia es el deseo de pasar los pequeños momentos del día a día juntos, como ir a por un helado o al parque", dice Spencer. Ella no dice que permanezcáis juntos por los niños, solo sugiere que lo pienses dos veces antes de rellenar los papeles del divorcio, rompiendo la familia. Spencer recomienda que te hagas estas preguntas: ¿Todavía disfrutas de las cosas que hacéis juntos en familia? ¿Te parece que hacer cosas con tus hijos, pero sin tu marido, te pone triste? "Si de verdad te divierte pasar tiempo juntos como una familia, quizá la unidad merece un intento por estar juntos".

Publicidad

5 Todavía tenéis citas

Sí, la vida está muy agitada. Entre el trabajo, la vida en casa y estar pendiente del calendario social de los niños, muchas veces es más sencillo tirarse en el sofá y ver la televisión mientras tu marido bebe una cerveza. Pero no hagas esto, advierte Leah Klungness, una psicóloga de Nueva York. Caer un matrimonio sin citas puede afectar a los roles que desempeñáis el uno para el otro, es decir, marido y mujer. "Si todavía reserváis algo de tiempo 'de pareja' sin los niños, todavía tenéis algo. Quizá un restaurante glamuroso no entra dentro de vuestro presupuesto, pero planear actividades sin los hijos significa que todavía queréis conectar, solo el uno con el otro. Y eso es absolutamente genial".

6 Te sientes segura compartiendo tus pensamientos y emociones con tu esposo

A pesar de lo que pase en tu matrimonio, sigues sabiendo que puedes hablar con tu marido sobre cómo te sientes. "Todos deseamos ser aceptados por quién realmente somos", dice Beam. "No pretender ser lo que la otra persona quiere que seamos es crucial. Si las dos personas continúan ofreciendo la seguridad de ser transparentes, sin prejuicios ni rechazos, su relación tiene todas las papeletas para salvarse", dice Beam.

Publicidad

7 Piensa en que sois un equipo

"Las parejas que piensan en ellos mismo como un equipo, es más probable que permanezcan juntas", dice Beam. "Es muy saludable que se vean como individuos autosuficientes, pero cuando también comparten una identidad (nosotros, nuestro), son más proclives a darse cuenta de que tienen un compromiso con ellos mismos para que las cosas funcionen bien".

8 Quieres acostarte con él

Cuando las cosas están inestables, tener sexo o dar placer a tu pareja no siempre te apetece. Pero aunque no estés de humor en el momento, cabe la esperanza de que todavía quieras conectar de una manera íntima con él, según dice Rachel Russo.

Ella dice que querer practicar sexo, aunque estéis luchando por vuestra relación, significa que estás muy unida a tu pareja. "Si parece poco natural no practicar sexo incluso cuando las cosas no van bien, puede indicar que estás pensando en lo que es mejor para tu relación a largo plazo", mantiene Russo. "Si no quieres privar a tu matrimonio de la conexión íntima, es una señal de que realmente os preocupáis el uno por el otro y queréis que vuestro matrimonio funcione".

Publicidad

9 Los recuerdos están presentes en tu memoria

Esa vez que tomasteis tequila y os bañasteis desnudos. Esa sangría tan deliciosa que probasteis en vuestra luna de miel en España. La primera vez que vuestras manos se tocaron buscando palomitas en el cine. Los recuerdos que te hacen sonreír y recordar los buenos tiempo son algo a lo que merece la pena aferrarse, según dice Russo.

"Los recuerdos geniales son un pegamento que puede mantener a una pareja unida", dice ella. "Cuando las cosas se ponen difíciles, la gente tiende a mirar atrás a todos esos buenos momentos con su pareja y sentir esperanzados que pueden volver a esa felicidad de nuevo". Russo dice que es clave concentrarse en cómo de amada te sentías en el pasado. "Esto te servirá de inspiración para trabajar más duro en la pareja y traer de nuevo todos esos sentimientos, a la vez que creas nuevos recuerdos".

Vía: www.womansday.com