La dieta de los colores

¿Quién dice que no hay fórmulas mágicas para adelgazar? Sí, la hay. Sólo una: seguir una dieta sencilla, hacer ejercicio y tener refuerzo psicológico. Es la mejor forma de bajar peso de manera saludable y sin efecto rebote.

Lo más popular

¿Cuántas dietas has hecho a lo largo de tu vida? ¿Cuántas veces has adelgazado para después coger los kilos bajados y más?

Bajar peso es tan fácil como seguir una dieta sencilla, que no te requiera gran esfuerzo, sin alimentos prohibidos y con una alimentación equilibrada. Prueba con el método Rougier, que divide los alimentos como en un semáforo, pudiendo comer a voluntad los que están en la tabla verde, con moderación en la naranja y con cuidado los de la roja, aconseja la doctora Pascale Séité, farmacéutica y responsable de Desarrollo Laboratoires Forté Pharma.

Publicidad

La doctora invita también a hacer deporte, dormir entre siete y ocho horas y prepararse psicológicamente para ponerse a dieta. Hay productos en el mercado que te ayudarán.

La dieta de los colores

El método Rougier agrupa los alimentos por colores, huyendo de contar calorías y de alimentos prohibidos. Reequilibra el metabolismo y reprograma el centro de saciedad del cerebro.

En la zona verde están los alimentos que se pueden tomar a voluntad; en la naranja, los que se deben tomar a moderación, y en la roja, los que debes evitar o combinar con los de la zona verde.

Lo más popular

Zona verde, a voluntad

Verduras: alcachofas, espárragos, brócoli, endivias, espinacas, hinojo, apio, champiñón, pepino, calabacines, judías verdes, rábanos, acelgas, zanahorias, puerros, pimientos, ensalada de lechuga, tomate, corazones de palmito.

Carnes y huevos: Carne blanca, aves, carne roja, conjeo, huevo pasado por agua, jamón ibérico, chuletón de buey.

Productos del mar: Todo tipo de pescados (excepto empanado y en conserva), crustáceos, conchas, sepia.

Lácteos: Leche desnatada, yogures naturales o con fruta, requesón natural, queso fresco.

Frutas y frutos secos: Naranjas, limones, pomelos, clementinas, mandarinas, cerezas, kiwis, nueces, avellanas, almendras.

Féculas, panes y cereales: Pastas a base de harina integral, pastas alimentarias, arroz integral, sémola de trigo fino, grano de couscous, judías rojas y blancas, salvado de trigo y de avena, centeno.

Materias grasas, condimentos y plantas aromáticas: Autorizadas en pequeña cantidad para sazonar son el ajo, cebolla cruda y las hierbas aromáticas frescas.

Zona naranja, con moderación

Verduras: Aguacates, remolachas y maíz.

Carnes y huevos: Caza, despojos, chorizo, morcilla blanca, foie gras, jamón York, huevos duros.

Productos del mar: Pescado empanado, anchoas.

Lácteos: Requesón, queso curado.

Frutas y frutos secos: Plátanos verdes, melocotones, peras, manzanas, sandía, melón, nectarinas, ciruelas, uva, fresas, frambuesas, frutas exóticas, piñones, pistachos, uvas pasas.

Féculas, panes y cereales: Guistantes, garbanzos, alubias verdes frescas o secas, lentejas, judías blancas, cereales de deayuno sin azúcar ni materias grasas, harina de trigo, pan con cereales, con salvado o centeno.

Materias grasas, condimentos y plantas aromáticas: Aceite de oliva, de girasol o de sésamo, pepinillos y verduras en vinagre, cebollas cocidas, mostaza, caldo de carne en cubitos, preparado para caldo de pescado, vainilla en vaina, aceitunas verdes, salsa de soja natural.

Zona roja, a evitar o a asociar con alimentos de la zona verde

Verduras: Calabaza, zanahorias cocidas.

Carnes y huevos: Cerdo, charcutería industrial, jamón serrano, patés y terrinas, salchichas, salchichón, huevos fritos.

Productos del mar: Arenques o atún en aceite.

Lácteos: Leche entera, queso fermentado, queso fundido para extender en hamburguesas.

Frutas y frutos secos: Albaricoques, plátanos maduros, higos, ciruelas pasas, dátiles, castañas, cacahuetes, almendras ahumadas y saladas.

Féculas, panes y cereales: Trigo precocido, couscous precocido, arroz blanco y precodio, patatas dulces y cocidas, baguette de pan blanco industrial, pan de molde, tortas de arroz, grisines, pan blanco, corn flakes azucarados, biscottes blancos e integrales, copos de avena, muesli.

Materias grasas, condimentos y plantas aromáticas: Mayonesa, aceite de cacahuete, crema fresca, mantequilla mostaza aromatizada azucarada, aceitunas negras, vinagre, pan rallado, ketchup, salsas industriales con conservantes, azúcar y glutomato.

Hay tres fases: las dos primeras duran tres semanas cada una; la tercera, de mantenimiento, es indefinida, un estilo de vida. Encuentra toda la información en el libro ''Adelgaza conmigo'', de Yann Rougier, publicado en la editorial Planeta.

Práctica de ejercicio

El deporte o actividad física es el otro pilar necesario para adelgazar de la forma más sana, segura y efectiva. Lo ideal es practicar deporte por la mañana, recomienda la doctora Pascale Séité, ya que ayuda a eliminar y quemar más. Por la noche es menos aconsejable, ya que puede ser estimulante e impedir dormir correctamente las siete u ocho horas necesarias para que el cuerpo se regenere. Si no sueles practicar deporte, ponte como meta caminar, al menos, media hora al día a paso ligero.

Refuerzo psicológico

Un 80% de las personas con sobrepeso inicia todos los años una dieta y muchos abandonan, porque el sobrepeso tiene un factor emocional. Encubrimos emociones con los alimentos. 

¿Comes sin ser consciente de lo que comes, picoteando a todas horas? ¿Inicias dietas continuamente y sabes lo que es el efecto yoyó y la insatisfacción perenne? A veces la fuerza de voluntad no es suficiente. En el mercado encontrarás productos con una solución para la ansiedad y para regular la toma alimentaria, asociando ingredientes quemadores de grasas para alcanzar el objetivo de pérdida de peso.