Psicología: ¿Es posible una relación idílica?

El éxito de las relaciones está en madurar y aceptar que las cosas cambian.

No hay trucos ni fórmulas mágicas, las relaciones de pareja idílicas sólo existen en los sueños de los adolescentes y de algunas personas inmaduras. Para que cualquier pareja funcione, lo esencial es conseguir que la relación crezca luchando a diario a pesar de las dificultades.

Acepta el reto. No esperes que el amor te haga feliz, construye tu felicidad y lucha por actualizarla día a día. Si quieres alcanzar tus metas, lo primero que debes aceptar es que las relaciones cambian, como las personas, y el fracaso consiste precisamente en esperar que todo siga “como el primer día”.

Publicidad

La clave está en el trabajo, en esforzarte por la relación y por el otro como nos gustaría que él se esfuerce por nosotros. A veces nos empeñamos en buscar pruebas de amor que en realidad no son más que la evidencia de nuestras limitaciones. Ponemos cerco a la libertad, creemos que el “contrato” nos obliga a darlo todo y nos permite exigirlo; confundimos la pasión con el amor y en cuanto el deseo se debilita o la novedad se esfuma, nos sentimos defraudados. Alcanzar la felicidad en pareja tiene un precio y tienes que estar dispuesta a pagarlo.

EL ÉXITO, MADURAR

Ninguna relación puede crecer más de lo que crezca cada uno de sus miembros. Si no estás bien contigo misma, si no eres capaz de acepar plenamente a tu pareja y a ti misma con vuestros defectos, si no sabes entregar tu confianza y no aprendes a respetar al otro y a exigir que te respete, no podrás esperar que tu relación madure, simplemente porque tú no lo haces.