Psicología: Celos entre hermanos

Aprende a manejarlos y a ayudar a tus hijos a superarlos.

Los celos entre hermanos son un sentimiento normal, una respuesta ante la amenaza de perder o tener que compartir privilegios, algunos tan importantes como la atención y dedicación de los padres. Lo importante es aprender a manejarlos y ayudar a tus hijos a superarlos para evitar que la rivalidad se perpetúe y marque su relación incluso siendo adultos. En el caso más frecuente, los celos aparecen ante la llegada de un nuevo hermanito. Los cambios son inevitables y, con ellos, el niño percibe todo el acontecimiento como la repentina pérdida de un protagonismo que intentará recobrar por cualquier medio. Entre otros, se pondrán de manifiesto las reacciones más frecuentes:

Publicidad

Regresión. Comportándose como si fuese más pequeño para llamar la atención o incluso retrocediendo inconscientemente a etapas como mojar la cama.

Agresividad. Que puede dejarse notar en forma de rabietas y mal comportamiento o puede dirigirse contra el hermano.

Cambios sintomáticos. Entre los que pueden aparecer nuevos miedos, pesadillas, retraimiento, peor rendimiento escolar o trastornos en la alimentación.

Cómo debemos actuar
Demostradle con apoyo y comprensión que os importa mucho. Dejadle participar (antes y después de que nazca su hermanito, es bueno que se sienta partícipe); sed más tolerantes (especialmente cuando aparezcan los celos o berrinches); evitad algunos errores, como responsabilizar aun niño con el argumento de “tú eres mayor”.