Salud: Cómo son los cigarrillos de moda

La Unión Europea acaba de aprobar una directiva que da la opción de regularlo como producto medicinal o como tabaco.

Lo más popular

Sólo en España, se calcula que ya hay un millón de “fumadores electrónicos” o de “vapeadores”, que así se llaman sus usuarios. Su número no hace más que crecer exponencialmente porque ha llegado al gran públicola idea de que, aunque sea nocivo, siempre lo será menos que el tabaco.

No se ha demostrado su seguridad
Los sanitarios piden legislar el cigarrillo electrónico. La Organización Mundial de la Salud señala que, mientras no se demostrara su inocuidad, el ciudadano debería abstenerse de usarlos. El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo dice que ponen en peligro los avances que se habían logrado con la ley antitabaco. Señala que los cigarrillos electrónicos no han demostrado su seguridad y que el vapor puede contener sustancias tóxicas y nocivas para la salud.
Además, añade que no se ha demostrado su “pretendida eficacia como instrumento de ayuda a las personas que quieren dejar de fumar”. Es más, muchas veces impiden el cese definitivo del consumo de tabaco e incluso puede animar a los jóvenes y exfumadores a probar estos nuevos productos al verse atraídos por los sabores y la falsa imagen de seguridad. El Comité solicita que se trate a estos dispositivos con idénticas regulaciones a las de los productos del tabaco.

Publicidad

PROS Y CONTRAS

Sólo es otra forma de fumar
Algunos de los riesgos de los cigarrillos electrónicos son que, al poder inhalar nicotina de la misma forma que con un cigarrillo convencional, lo convierte sólo en otra forma de fumar. La apariencia de inocuidad del cigarrillo electrónico puede llevar a su consumo a gente que no pensaba fumar. También puede ser un mantenimiento del hábito, ya que no se deja de fumar.

Lo más popular

Efectos adversos del vapor
Se debe evaluar las sustancias que lo componen y su inhalación. A corto plazo, un estudio ha mostrado efectos adversos sobre la función pulmonar. Parece que el vapor emitido contiene productos tóxicos.

Más barato y fumas menos
Sus defensores aseguran que parece contener menos sustancias tóxicas que el tabaco. Además, resulta más barato y puede reducir las dosis habituales del fumador.

600 INHALACIONES POR CARTUCHO

En 2003, el primero con nicotina
El primer cigarrillo electrónico se creó en 1968 y se basaba en una especie de pipeta que expulsaba vapor aromatizado. Al no haber restricciones sobre el tabaco, no tuvo el mínimo éxito. En 2003, el farmacéutico chino Hon Link fabricó el primero con nicotina.

Es un cartucho con líquidos y batería
El actual cigarrillo electrónico se basa en un cartucho, a modo de pitillo, que contiene los líquidos que se han de evaporar, normalmente glicol y glicerol. Se unen aromas. Tiene una batería y una resistencia que, al calentarse, emana vapor, que es lo que se aspira.

Puedes elegir la cantidad de nicotina
En el mercado, la variedad es tal que el “fumador” puede elegir cantidad de nicotina o hierba aromatizada que desee, el color del humo, su sabor y olor. La oferta es inmensa ya que puedes disponer tú mismo de la carga que desees. El cartucho cuesta entre seis y diez euros y permite una media de 600 inhalaciones.

LA LEGISLACIÓN

En España, prohibidos en colegios y médicos
La Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados establece la prohibición del uso de estos dispositivos en “las dependencias de las administraciones, establecimientos sanitarios y educativos, en el transporte público y en los recintos de los parques infantiles al aire libre acotados”. Se podrán usar en bares y restaurantes a no ser que el dueño del establecimiento lo prohíba expresamente.

Para la UE, será medicina o tabaco
El Parlamento Europeo acaba de aprobar una nueva directiva del tabaco que también afecta a los cigarrillos electrónicos. La normativa establece dos opciones para los fabricantes: presentarlos como productos medicinales (como si fuera una ayuda para dejar de fumar) o someterlo a la legislación que limita la venta y publicidad de los productos del tabaco.