Psicología: Ríete de tus complejos

Los complejos se superan con la madurez.

La mayoría de las personas sufrimos o hemos sufrido algún complejo: unas veces durante la infancia y otras en la adolescencia. Al final, casi siempre, esos complejos tienden a superarse con la madurez, pero lo malo es cuando se afianzan, crecen y nos convierten en personas inseguras. Entonces hay que enfrentarse a ellos y tratar de superarlos.

¿Por dónde tienes que empezar? El primer paso para vencer los complejos es identificar sus causas y ser consciente de que siempre suelen ser una respuesta mental desproporcionada al motivo que aparentemente los provoca. Por tanto, donde debes buscar las causas no en tus propios defectos, sino en los motivos por los que les das tanta importancia.

Publicidad

¿Cómo afectan a tu vida? Un segundo paso es darte cuenta del daño que te causan, como la baja autoestima, la inseguridad y el resentimiento, que terminan perjudicando aspectos de tu vida que nada tienen que ver con el asunto. Una persona acomplejada por su estatura, peso o nariz no debería ser menos afortunada en cualquier aspecto de su vida, pero esa inseguridad y esa baja autoestima acaban haciendo que lo parezca.

Lo más popular

Qué hacer para superarlos
Lo más importante es aprender a buscar y a explotar siempre lo mejor de ti misma. Piensa en tus habilidades, tus cualidades, tu esfuerzo y, desde luego, recurre a tu sentido del humor. Si tú te aceptas a ti misma y te esfuerzas por gustarte y superarte, vencerás cualquier complejo. El secreto está en conocerte a ti misma, sacarle partido a todo y valorarte por lo que tú sabes que vales, no por lo que creas que los demás puedan pensar y sobre por tu respuesta mental errónea.