Cuando el dolor es la enfermedad

Se calcula que un millón de españoles padece fibromialgia, una dolencia difusa que se caracteriza por un dolor general con cansancio permanente, insomnio y dificultad para concentrarse.

Lo más popular

Un millón de españoles, el 85 por ciento de ellos mujeres, padecen fibromialgia. Se caracteriza por un dolor continuado y general pero, como no hay una causa física que produzca esta sintomatología, quien la sufre no tiene un diagnóstico real hasta mucho tiempo después y tras haber pasado por el médico general, el reumatólogo, el neurólogo o el psiquiatra. El diagnóstico suele llegar siete años después de los primeros síntomas. Es una “disfunción del sistema nervioso central” que afecta al tres por ciento de la población.

Publicidad

Los síntomas
Todos ellos están presididos por el dolor. Es generalizado y crónico, suele acompañarse de fatiga y no desaparece aunque se descanse. Surgen alteraciones en el sueño, ansiedad,  hormigueo de extremidades y una cierta depresión. Y lo más llamativo y desesperante es que no es objetivable; es decir, no hay datos en análisis o en pruebas que definan, identifiquen o justifiquen esa cantidad de síntomas. Y por si fuera poco, tampoco hay un tratamiento que resuelva la enfermedad; solamente se pueden paliar en parte esos trastornos.

Lo más popular

Causas

-Los trabajos sedentarios son los que causan más bajas laborales por fibromialgia. Aquellos trabajos que implican un mayor esfuerzo físico y, por lo tanto, un mayor cansancio, provocan muchas menos bajas en pacientes con esta enfermedad que los llamados trabajos “de oficina”. La media de días de baja en este último grupo es de 44 por año.

-Predisposición genética. Según algunos especialistas, hay una predisposición genética y la fibromialgia permanece silenciosa hasta que una enfermedad o una crisis la despierta.

-Virus latentes. También a la fatiga crónica se le buscan virus latentes como resto de una infección superada que deja ese rastro tan doloroso como invalidante. Hay teorías que hablan de los virus que nos atacan en la infancia y que permanecen de forma latente hasta que resurgen. Para aniquilarlos, segregamos citoquinas y, en esa pelea, estaría la base del problema.

Decálogo para mejorar

1.  Aprende a convivir con el dolor. Cuando se padece fibromialgia, nunca es posible que el dolor desaparezca por completo. Por ello, es importante asumirlo y reconocerlo para aprender a convivir con él.

2. Controla tus emociones. Cuidar el aspecto emocional siempre es necesario y vital cuando se padede esta enfermedad. Intenta controlar la depresión, frustración y la sensación de fracaso.

3. Adiós al estrés. Controlar el estrés es otra de las cosas fundamentales si se tiene fibromialgia, según la Sociedad Española de Reumatología que ha sido la que ha creado este decálogo.

4. Evita la fatiga. Como la fatiga y el dolor no desaparecen aunque se descanse, es importante intentar imponer periodos de descanso entre los de actividad para evitar problemas.

5. Haz ejercicio. Todo son beneficios si haces ejercicio. Comienza de manera suave y ve aumentando su tiempo hasta los 30 minutos tres días a la semana. Andar es lo más recomendable.

6. Relaciónate con los demás. La comunicación es especialmente importante. Explícale a los demás lo que te pasa y que no puedes hacer lo mismo que antes. Pide ayuda si la necesitas.

7. Protege tu salud. El dolor o la depresión puede hacer que abandonemos prácticas saludables. Deja el tabaco y el alcohol porque hacen más difícil controlar el dolor. Hay que vigilar el peso.

8. Precaución con los medicamentos. Con la medicación, mejoran los síntomas. Pero analgésicos y antiinflamatorios que son eficaces en el dolor agudo, no son tan útiles en el crónico. No te automediques.

9.  Cuidado con la medicina alternativa. Antes de comenzar cualquier tratamiento de medicina no tradicional es importante 
que consultes a tu médico sobre si te puede ayudar o perjudicar.

10. Sé constante. La paciencia es muy importante en los enfermos de fibromialgia. No lo eches todo a perder si tienes un día malo. Intenta ser paciente y confia en mejorar.