Vida práctica: ¿Es mi hijo un crack?

Jaime Alguersuari, padre del piloto de Fórmula 1 del mismo nombre, nos desvela las claves para saber si tu hijo es un talento deportivo.

Más de un padre ha soñado que su hijo le va a “retirar” porque da al balón o juega al tenis como el mejor. ¿Cómo descubrir si tienes un talento en casa? Jaime Alguersuari, padre del piloto de Fórmula 1 del mismo nombre, descubre en su libro “Tu hijo puede ser un crack” las cualidades de un portento deportivo.

-¿Qué cualidades debe tener un niño que será un futuro crack?
-La fórmula del éxito es una combinación de precocidad, talento y madurez. El talento suele confundirse con habilidad: la habilidad está en la capacidad de hacer bien un movimiento y el talento en la gestión de ese movimiento. No sólo lo hace bien sino que además lo hace con convicción. Niños precoces y con talento los hay pero con madurez son excepcionales, y ése es el caso de Fernando Alonso, Rafa Nadal o mi hijo. Madurez es atención, escucha y reflexión.
 

Publicidad

El apoyo de la familia, fundamental
-¿Qué más hace falta para convertir a un chaval en un crack?
-El entorno, el apoyo de su familia, es fundamental.

-¿Cómo potenciar a un niño la competitividad y evitar que eso lo lleve al terreno personal?
-El chico crece con unos valores deportivos y también con los éticos que le transmite su familia. Los padres equilibrados les transmitirán a los chicos bien esos valores.

Lo más popular

-Tener un crack implica muchos sacrificios.
-Hay muchísimas familias que un día reciben una llamada diciendo que su hijo podría ser una figura y deciden no seguir ese camino porque saben que les va a arruinar el entorno, su calidad de vida y la educación.

La economía familiar y los estudios
-Influye también en la economía.
-Los gastos de un hijo entre los ocho y 21 años que compita internacionalmente oscilan entre los dos millones y medio de euros y los tres.

-También supone renunciar a estudiar.
-Una persona que haya dedicado su vida al deporte probablemente haya hecho su propia universidad, dar vueltas por el mundo educa muchísimo. No es un drama si no acaba yendo a la universidad y tampoco lo es si ocurre al revés.

-Te refieres a si finalmente aceptas que tu hijo no es un crack.
-El 99% de los padres no va a conseguir que su hijo sea un crack pero no debe ser un drama. Los padres deben seguir a su lado y pensar que se ha creado una relación entre padres e hijos con un plus sobre la de los demás.