El teff, el nuevo superalimento

Este cereal originario de Etiopía es apto para personas a dieta por su poder saciante y para casos de cansancio por su gran cantidad de hierro. Se puede tomar con otros cereales, usarlo para hacer pan y enriquecer sopas.

Descubre el teff, un alimento con muchos beneficios. Es un cereal original de Etiopía, de grano muy pequeño, que desde hace unos siete años se cultiva en España y está llamado a ser el nuevo “superalimento”.

Anemia y cansancio
Se puede encontrar en herbolarios. Es ideal para combinar con otros cereales, porque tiene lisina, un aminoácido que ayuda a absorber el calcio.

Es muy saciante y, gracias a su cantidad de fibra y de carbohidratos de absorción lenta, ayuda a mantener el nivel de glucosa en sangre más tiempo, evitando las ganas de picar entre horas. Por eso quien esté a dieta lo puede consumir, así como personas con problemas con el azúcar.

Publicidad

De su grano se obtiene la harina con la que se prepara la injera, un tipo de tortita grande. Se puede usar para hacer pan, pudin, galletas, croquetas o hamburguesas vegetales, porque es muy buen espesante de textura gelatinosa. Y lo podemos emplear para enriquecer sopas o caldos.

El teff ayuda a fortalecer el sistema inmune y a la buena oxigenación de los tejidos por su gran cantidad de hierro. Es perfecto para casos de anemia o cansancio. También lo pueden tomar los deportistas porque tiene calcio, magnesio, manganeso y potasio, imprescindibles para una buena recuperación física y mental.

Lo más popular

Apto para niños
Es adecuado para prevenir la osteoporosis por la cantidad de calcio que contiene y ayuda a prevenir el estreñimiento por la cantidad de fibra que aporta. Al no llevar gluten, también se pueden beneficiar las personas intolerantes o las celíacas. Y es ideal para los niños.

Injera, pan apto para celíacos

Para hacer injera, un pan con aspecto de crepe, necesitas 200 g de harina de teff, una pizca de sal, dos cucharadas de aceite y 300 cl de agua. Mezcla la harina con agua y deja reposar tres días hasta que se formen pequeñas burbujas en la masa. Después, añade un poco de sal y remueve. Echa aceite en una sartén. Ve cogiendo masa en forma de tortilla y déjala hacerse sin que se tueste. Retírala y déjala enfriar poniendo papel de aluminio entre las injeras para que no se peguen.