Respuestas a tus dudas sobre higiene íntima

¿Cada cuánto debo lavarme? ¿Con qué tipo de jabón? ¿Debo extremar las precauciones en verano? ¿Y con las relaciones sexuales? Si tienes preguntas, aquí tienes las respuestas.

Lo más popular

Con la llegada del buen tiempo, se multiplican las salidas fuera de casa, el uso de baños públicos, los días de piscina y mar, con el bañador mojado... y con ellas se multiplican también las dudas sobre higiene íntima. Te las resolvemos.

¿Con qué frecuencia debe lavarse la zona íntima? Es suficiente con la ducha diaria, aunque debe extremarse la higiene antes y después de las relaciones sexuales, especialmente si se usan lubricantes, y en la menstruación. Salvo en estos casos, el exceso de higiene elimina la flora vaginal, que ayuda a proteger de las infecciones.

Publicidad

¿Con qué lavarse? Es suficiente con agua tibia y un jabón neutro, sin esponjas ni guantes. Si se prefiere, puede usarse un jabón específico para la zona íntima femenina. Si te lavas con más frecuencia es suficiente agua.

¿Cómo lavarse? Siempre de adelante hacia atrás. Después, secarse muy bien.

¿Se debe depilar el vello púbico? Se recomienda mantener cierto nivel alrededor del clítoris y la uretra, ya que sirve de barrera natural contra las infecciones.

Lo más popular

¿Qué precauciones deben tenerse en un baño público? Las infecciones sexuales sólo se contagian en contacto directo con la persona que lo padece. En cualquier caso, tanto en casa como fuera, siempre a la hora de ir al baño lávate las manos antes y después y seca bien la zona genital con un papel.

¿Cómo evitar los malos olores? Usa ropa interior de algodón, evita prendas ajustadas, no permanezcas demasiado tiempo sentada y no emplees desodorantes fuertes porque pueden enmascarar una infección. Con un cambio diario de ropa es suficiente.

¿Qué factores alteran la zona íntima? La sequedad vaginal, infecciones, causas psicológicas y algunos medicamentos.

¿En verano hay más infecciones? Las más comunes son la candidiasis, que produce molestias al orinar; la vaginosis bacteriana, una infección de transmisión sexual, y la tricomoniasis, que produce un flujo con mal olor.

¿Se deben tomar medidas especiales con el calor? Las prendas de baño húmedas deben evitarse durante demasiado tiempo. 

Además, para mantener una buena higiene íntima, se recomienda beber agua; evitar el estreñimiento; tomar vitamina C, que ayuda a prevenir las infecciones, y que cada miembro de la familia use una toalla distinta.

Medidas con los adolescentes

Si tienes hijas, con la higiene habitual y un jabón suave, es suficiente para la higiene íntima de las niñas pero, a partir de la pubertad, tienen sus niveles hormonales casi como un adulto. Desde la primera regla deben mantener la higiene de un adulto.
En la adolescencia, el embarazo no deseado se ha convertido en un problema muy serio. Se calcula que por año en España, sólo en la franja de los quince a los 19 años, se producen unas 18.000 gestaciones imprevistas.
La principal medida para evitarlos pasa por la educación sexual. Los adolescentes, cuyas relaciones sexuales cada vez comienzan antes (la media de inicio está en nuestro país a los 16 años), deben ser muy conscientes de la importancia del uso del preservativo y de las consecuencias de no hacerlo (embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual).

Evita la cistitis

-Es una infección muy común producida por una bacteria intestinal.
-Las situaciones que la provocan son una higiene íntima incorrecta, embarazo, cistitis de “la luna de miel” (por el aumento de la frecuencia de las relaciones sexuales); enfermedades venéreas y dermatitis de contacto. Es más común en mujeres posmenopáusicas.
-Los síntomas que produce son escozor y dolor al orinar, micciones frecuentes, orina turbia y con mal olor y dolor en la zona inferior del abdomen.
-Para prevenirla bebe mucha agua, evita el consumo de alcohol y cafeína, orina inmediatamente después de las relaciones sexuales, orina al menos cada tres horas, toma zumo de naranja y evita la costumbre de sentarte en el baño inclinada. Un truco es situarse hacia atrás, apoyada contra la pared para ayudar al vaciado completo de la vejiga.