Qué comer para tener una piel joven

Hay que cuidarla desde dentro con un menú en el que no falten frutas oscuras ni verduras.

Los expertos calculan que el 80% de los signos de envejecimiento se deben al estilo de vida. La piel tiene memoria, así que todo lo que hacemos le repercute. No descansar lo suficiente, el deporte excesivo, no beber agua y las dietas hipocalóricas hacen que la piel tenga carencia de nutrientes para su renovación continua y esto tiende a deshidratarla.

Bien nutrida
Para que esté bonita y lustrosa, hay que “luchar” contra los radicales libres, uno de los pilares del envejecimiento, y aportar colágeno, la proteína que proporciona solidez y elasticidad. Hay que mantenerla limpia desde dentro porque la piel también es un órgano de eliminación (“el tercer riñón”). Toma alimentos que tengan:
 

Publicidad

Vitamina C porque interviene en la formación de colágeno: las verduras y hortalizas frescas y crudas (coles, cebolla, berros, rúcula, rábano, escarola, apio) y frutas, sobre todo, las oscuras (ciruela, fresa, arándano, moras, uvas negras) por su gran cantidad de antioxidantes.

Vitamina E, antioxidante y protectora de su hidratación: en las semillas de lino, de girasol, en el germen de trigo, el cacahuete (sin abusar), las hojas de espinaca y acelgas.

Lo más popular

Zinc, un mineral que actúa directamente sobre el colágeno: ostras, germen de trigo, levadura de cerveza, lentejas, té, copos de trigo y mijo.

Azufre porque complementa al zinc e interviene en la síntesis de queratina: clara de huevo, ajos, puerros y espárragos.

Los omegas 3, 6 y 7, que hidratan y previenen las arrugas: aceite de lino, de pescado, de krill, de onagra, de espino amarillo...

La coenzima Q10, que reduce la profundidad de las arrugas y estimula la actividad celular: en los frutos secos, espinacas, brócoli...

A tener en cuenta

-Incluye la ingesta de agua en tu alimentación diaria. Recuerda que debe ser una media de dos litros. Puedes tomarla también en forma de infusiones suaves de plantas depurativas como la bardana, la caléndula o el desmodio.
-Evita agentes externos como el sol, el frío y el viento porque deshidratan.
-Modera el consumo de azúcar; deteriora el colágeno.
-Evita el tabaco porque impide la buena oxigenación de la piel y baja el nivel de colágeno.
-Modera el café, el té y el chocolate. La cafeína deshidrata y facilita la eliminación de minerales.