Por una vejez saludable

Cada vez vivimos más y tenemos más herramientas a nuestro alcance para vivir mejor y disfrutar de una tercera edad plena. Te contamos los secretos para una vejez diez.

Lo más popular

La media de esperanza de vida en España está en 79,3 años en los hombres y 85,1 en las mujeres, con una media de 82,2, sólo unas décimas por debajo de Japón, líder mundial. Pero no sólo lo importante es vivir más, también lo es hacerlo con calidad. Para disfrutar de una vejez saludable, los consejos a seguir son sencillos.

Alimentación y actividad física
Con la edad, debe reducirse la ingesta de alimentos porque disminuye el gasto de energía. Pero no debe descuidarse ningún grupo alimenticio. Las personas mayores han de tener su aporte diario de proteínas (pescado, queso y huevos preferiblemente), tomar legumbres y cereales –fuente de proteínas, carbohidratos y fibra–; limitar los huevos a dos o tres por semana y reducir la grasa animal. También deben tomarse derivados lácteos, al menos tres unidades al día (vaso de leche, yogur o 50 g de queso fresco, preferiblemente desnatados), vitaminas en forma de frutas y verduras y minerales.

Publicidad

La actividad también es fundamental. Se recomienda, siempre que lo permita el médico, hacer ejercicio aeróbico unos 40 minutos tres veces por semana y combinarlo con dos o tres sesiones de flexibilidad. Mantener actividades y relaciones sociales, no fumar, reducir el consumo de alcohol, vacunarse y el apoyo familiar completan la fórmula para una vejez saludable.

CLAVES PARA UN VERANO SIN SUSTOS
Los ancianos, junto con los bebés y las embarazadas, son el principal grupo de riesgo en verano. Para evitar las complicaciones que pueden traer estos meses de calor, conviene tomar una serie de precauciones.
1. Cuidado con la deshidratación. La deshidratación es uno de los principales riesgos del verano. Los ancianos tienen menor porcentaje de agua, suelen sufrir alteraciones del sistema nervioso y enfermedades debilitantes; además tienen una disminución de las hormonas que retienen agua y sal y, lo peor, no tienen sensación de sed. Para prevenirlo conviene ofrecerles agua repetidas veces, beber aun sin sed y mantener una dieta rica en fruta, verdura, zumos, gelatina, polos... 

Lo más popular

2. Evitar el golpe de calor. Para evitar golpes de calor deben realizarse las actividades en las horas menos calurosas, tomar duchas frescas, evitar comidas copiosas, hidratarse y vestir ropa en tonos claros, que sea amplia y con tejidos transpirables.

3. Procurar un buen sueño. La tercera edad suele sufrir alteraciones de sueño en verano. Hay que mantener una rutina al levantarse y acostarse, evitar la siesta, descansar en una habitación fresca y, en caso de desvelo, no quedarse en la cama.

4. La exposición al sol. La exposición al sol durante largos periodos puede provocar deshidratación y golpes de calor; pero en breves periodos es de gran ayuda, ya que el sol es fuente de vitamina D. Así se previene la osteoporosis y las caídas.

5. La protección, fundamental. Para los niños y los ancianos la protección solar es muy importante porque su piel es más vulnerable. El protector debe aplicarse media hora antes de tomar el sol, renovarlo cada hora y media, evitar el sol de 12.00 h a 16.00 h y alternar sol y sombra.