Cómo evitar las caídas por la edad

Convertidas en un problema de salud pública, afectan a un 30% de los mayores de 65 años.

Lo más popular

Al menos un 30 % de las personas mayores de 65 años se caen una vez al año, como mínimo. De todos ellos, la mitad volverá a caerse el año siguiente. Según la geriatra Carmen Pablos, de los que se caen, entre un 1 % y un 5 % tiene lesiones graves, como fracturas y otras complicaciones psicológicas, sociales y económicas de mayor envergadura.

Son la causa del 90 % de las fracturas
Las cifras aumentan de acuerdo con los años que se cumplen. Si a los 65 años se cae un 30 %, en los octogenarios se llega al 50 %. Aproximadamente, el 90 % de fracturas de cadera, antebrazo y pelvis tienen como antecedente una caída.

Publicidad

Ribera Casado, catedrático de Geriatría de la Universidad Complutense de Madrid, señala que los factores que ponen en riesgo a una persona mayor para que sufra una caída pueden tener su origen en dos causas. En las condiciones de la propia persona –desequilibrio, problemas de la vista, en los pies…– o en el entorno. La disposición del mobiliario en la casa, la iluminación y los escalones pueden influir.
La caída es un problema no sólo por el dolor físico sino por el impacto negativo en el estado emocional ya que “muchas veces, la persona se retrae y deja de seguir haciendo su vida con normalidad”, detalla el doctor Ribera.

Lo más popular

Por la mañana y en tu propia casa
La mayoría de las caídas en personas mayores se producen en casa y por la mañana. Muchas de estas personas consumen cuatro o más fármacos al día que, si son antidepresivos o ansiolíticos, aumentan el riesgo. La mayoría de las veces, los mayores están solos cuando se caen. Los ancianos consideran que las caídas son accidentes habituales. Un 49,6 % se levanta de inmediato, un 36,5 % tarda menos de diez minutos, un 10 % entre 10 y 60 minutos. Más de la tercera parte necesita ayuda para incorporarse.

El síndrome poscaída
Los especialistas consideran que la atención hacia los pacientes víctimas de caídas debe ser también psicológica porque cada vez es mayor el número de ellos que padece el síndrome poscaída. Este síndrome es un miedo exagerado a sufrir un nuevo tropezón, lo que limita de manera importante la actividad física y la calidad de vida. De hecho, un buen porcentaje de personas mayores temen moverse, temen nuevas caídas dentro o fuera de casa y no se atreven ni a salir ni a moverse si no es con la ayuda, en muchas ocasiones innecesaria, de alguien de su entorno.

Más vale prevenir
A los 65 años, en mayor o menor grado, todos sufrimos osteoporosis. Es decir, pérdida de masa ósea, con lo que el hueso se hace más frágil. Hay que prevenir caídas y roturas con algunas precauciones.

CONTROLA TU VISTA Y EL OÍDO: Revisa tus ojos y oídos e intenta que siempre haya buena iluminación.
USA BARANDILLAS: Cuando bajes las escaleras, utiliza las barandillas e intenta que el primer y el último escalón estén marcados.
ALFOMBRAS BIEN FIJADAS: Hay que comprobar que todas las alfombras de la casa no tengan arrugas ni picos levantados. Puedes fijarlas al suelo con dispositivos antideslizantes.
CABLES ELÉCTRICOS OCULTOS: Intenta que los cordones eléctricos y los cables de teléfono estén fuera de los lugares de paso para no tropezar con ellos.
UTENSILIOS DE COCINA A MANO: Los utensilios de cocina de uso cotidiano deben estar en lugares de fácil acceso para evitar inclinarse sin necesidad. Puedes colgar las cosas de la pared. Además, usa un carrito para transportar peso.
SAL DE LA CAMA CON CALMA: Levántate lentamente de la cama porque, si lo haces de forma brusca, puede bajarte la presión y caer.