Perros sanos y felices en verano

¿Deseando disfrutar de unas buenas y merecidas vacaciones con tu familia y tu mascota? Sigue nuestros consejos para viajar con perros, evitar que sufran calor y protegerlos de los principales peligros en esta época.

Lo más popular

Si este invierno vuestra familia ha aumentado con un nuevo miembro, un perro, o lleváis ya tiempo con él pero os disponéis a ir a un destino distinto de vacaciones, toma nota de los cuidados para un varaneo sin sobresaltos, perfecto para vosotros y para ellos también.

Principales precauciones a tomar

Agua fresca. Aunque los perros no son como las personas, más propensas a los golpes de calor, también necesitan hacer frente a las altas temperaturas con agua fresca. Renuévasela a menudo.

Publicidad

Evita el sol fuerte. Procura que estén a la sombra, no los dejes en el coche con las ventanillas cerradas y paséales a las horas más frescas, a primera hora de la mañana y antes de que anochezca. Si tu perro jadea en exceso o tiene las mucosas rojizas u oscuras, llévalo al veterinario.

Cuidado con los cuerpos extraños. Uno de los peligros del verano es que se les clave una espiga en la oreja y les provoque una otitis, conviene revisarles las orejas a menudo.

Lo más popular

Ahogamiento. Otro de los peligros más frecuentes en verano es el ahogamiento, tenlos siempre vigilados.

Parásitos. En esta época del año es cuando más parásitos hay. Aparte de las pulgas, están los mosquitos flebotomos, que transmiten la leishmaniosis, y las garrapatas. Sigue las pautas que os dé el veterinario sobre vacunas y desparasitación interna y externa.

Alimentación. No la descuides tampoco en verano. Su ración debe cubrir sus necesidades calóricas dependiendo de su raza y peso. No te excedas, porque la obesidad es una de las patologías más frecuentes derivadas de la alimentación inadecuada y el sedentarismo. Ten especial cuidado con alimentos como el chocolate, la cebolla y el ajo, que son tóxicos para ellos.

Síntomas parallevarlos al veterinario

Señales de alarma. Si detectas alguno de los siguientes síntomas, llévalo al veterinario: cabeza ladeada, ojos con legañas, nariz seca, vómitos, tos, babeo excesivo, flujo vulvar oloroso, orina en exceso, bajada permanente del peso, diarrea o cambios en su carácter.

Un perro sano. Llévalo también a las revisiones veterinarias recomendadas, necesarias para detectar cualquier problema a tiempo y controlar su estado de salud. Podrás comprobar si tu perro está sano día a día con los siguientes indicadores: hocico limpio, liso y ligeramente húmedo; dientes y encías sanas, buen aliento; pelo lustroso y suave; almohadillas resistentes y flexibles; músculos y huesos fuertes, excrementos compactos, vitalidad permanente y atención a la llamada.

Protégelo de la leishmaniosis

Uno de los mayores peligros de esta época del año es que contraigan la leishmaniosis, una grave enfermedad que puede causarles la muerte. Cuando la contraen (la padecen alrededor del 25 % de los perros) la tienen de por vida.

La leishmaniosis es una enfermedad provocada por el flebotomo (como un mosquito que apenas se ve). Habita en lugares secos y húmedos como sótanos, agujeros de muros y madrigueras. Suelen picar al anochecer.

Aunque el 90 % no tienen síntomas clínicos, los problemas habituales están en la piel y las articulaciones y, ya muy avanzada, a nivel renal. El veterinario confirma la enfermedad con un test rápido.

Mediante un buen control veterinario, se  logra una buena calidad de vida para el perro. 

Lo más importante es prevenir: se aconseja no sacar al perro al anochecer, especialmente entre primavera y otoño, que duerma en interior, utilizar productos repelentes de flebotomos y colocar mosquiteras.

A la hora de viajar

Este verano, antes de viajar, ya sea en coche, tren o avión, dentro o fuera de España, ten en cuenta los siguientes puntos:

-Durante un viaje largo, para cada dos horas para que pueda beber, correr y hacer sus necesidades... En definitiva, lo mismo que harías tanto con niños como con adultos. En el coche llévalo bien sujeto.

-Si vas a salir del país, lleva los documentos en regla (pasaporte, vacunas, etc.).

-Consulta a tu veterinario sobre las enfermedades de transmisión que pueda haber en la región a la que viajas y qué medidas de prevención puedes tomar.

-Si se marea habitualmente o se pone nervioso durante los viajes, consulta a tu veterinario qué darle. Si no suele tener problemas, no es necesario que le des nada como prevención.