Salud: ¿Problemas para ir al baño?

Prácticamente la mitad de la población española ha sufrido alguna vez problemas. A continuación te damos las claves para evitar el estreñimiento.

Lo más popular

Las causas de que el 41,3% de la población padezca estreñimiento pueden ser muchas, pero las que más se citan son los cambios en la alimentación, la falta de líquidos y los viajes. Quienes más lo sufren son las personas entre 45 y 60 años. Ellas son más propensas a padecer este problema. Sobre todo, las mayores de 60 años que viven en ciudades o municipios pequeños y llevan una vida sedentaria. Un 42,5% de los mayores de 60 años reconoce sufrir más problemas ahora que cuando era joven.
 

Publicidad

Los síntomas
El estreñimiento no es el mismo en todas las personas. Puede ser temporal, habitual o crónico y las causas son distintas. El temporal se produce generalmente en situaciones transitorias, como el cambio de domicilio, un viaje largo, embarazo, etc. El crónico, por su parte, se debe a los hábitos irregulares de vida y alimentación. Los síntomas son también muy variados. Los más frecuentes son, además del propio estreñimiento, una cierta depresión, sensación general de hinchazón y molestias abdominales, inapetencia, insomnio, irritabilidad y mal humor.

Lo más popular

Lo que debes hacer
•Evacuar cuando empieces a sentir la necesidad de hacerlo. No dejarlo para más tarde.
•Intenta que la defecación se produzca a horas fijas. Es mejor por la mañana.
•Haz un desayuno fuerte y completo con alimentos sólidos. Favorece la movilidad del colon y la evacuación.
•Toma gran cantidad de frutas y verduras.
•Bebe líquidos suficientes: ni mucho, ni demasiado poco.
•Haz ejercicio.
•Si el problema surge, pide consejo al médico o al farmacéutico para buscar una solución que estimule la defecación sin problemas.
•No obsesionarse. No hay una frecuencia determinada para “ir al baño”.
•No te automediques.
•Existen laxantes vegetales que pueden solventar el problema al favorecer y regular el tránsito intestinal.

Cuándo acudir al médico
•Cuando en el plazo de una semana no se ha recuperado la normalidad a pesar de haber tomado las medidas oportunas.
•Cada vez que se produzca un cambio prolongado del ritmo intestinal, sin motivo que lo justifique.
•Cuando adviertas la presencia de sangre en las heces.
•Si sufres dolor abdominal agudo, vómitos o náuseas.

Los más propensos
•Los ancianos pierden la sensibilidad del colon, lo que hace que disminuyan los hábitos intestinales y el control sobre la defecación.
•Los enfermos con trastornos nerviosos o mentales, demencia senil, Párkinson, Alzheimer, depresiones, etc, ya que los mecanismos nerviosos de la defecación no funcionan correctamente.
•Las embarazadas. La cantidad de progesterona en ese período hace que se inhiba el movimiento del intestino grueso y se produzca el estreñimiento.
•Los lactantes suelen padecer estreñimiento al cambiar la alimentación de la leche materna a la lactancia artificial. La leche materna contiene compuestos que estimulan la evacuación espontánea y al cambiar se acusa la deficiencia de estos elementos.
•Los niños pueden tener también algunos problemas de estreñimiento en el momento en que empiezan a ir al colegio. El cambio y la adaptación a la nueva situación puede hacer que las heces se contengan.