Alimentos para protegerte del sol

Unos buenos hábitos te ayudarán a que la piel conserve su elasticidad e hidratación en los días de vacaciones. Te contamos lo que no debe faltar en tu dieta para conseguirlo.

Lo más popular

La alimentación y nuestros hábitos de vida influyen en el estado de nuestra piel, sobre todo en verano. Mantener unos hábitos alimenticios sanos permitirá hacerle frente al sol, la sal y los cambios de horarios estivales. Además de ponerse protectores solares, es imprescindible incorporar ciertos alimentos para que la piel no se deshidrate y a su vez elimine las sustancias tóxicas.
Los alimentos más adecuados para incorporar en esta estación y evitar así su envejecimiento y deshidratación son los alimentos que tengan carotenoides, vitaminas C y E, minerales como el hierro, el zinc y el cobre o el silicio, ácidos grasos esenciales, como el omega 3, proteínas vegetales e hidratos de carbono de absorción lenta, agua y fibra.

Publicidad

Vitamina c para el colágeno
Los betacarotenos son un grupo de pigmentos vegetales que el cuerpo transforma en vitamina A. Son imprescindibles tanto para la hidratación y elasticidad de la piel como para su protección. Evitan que se pique y se agriete. La zanahoria tiene una altísima concentración, como la calabaza y el perejil. En las frutas, el mango es la más rica en betacarotenos junto con los albaricoques, los melocotones y los nísperos.

Lo más popular

La vitamina C es fundamental para la síntesis de colágeno, el cemento intercelular. Si falta ésta, el colágeno que se forme será débil. La hay en la acerola –es una fruta tropical–, grosella, guayaba, kiwi, limón, alfalfa germinada, perejil, pimiento... La vitamina E es la vitamina antioxidante por excelencia y la encuentras en el germen de trigo, lino, girasol y sésamo.

El cobre ayuda a la formación de colágeno, elastina y melanina y nos ayuda a ponernos morenos desde dentro (levadura, champiñones, aguacate, chocolate, alubias). Por su parte, el silicio ayuda a mantener la piel hidratada (sandía, pipas de calabaza, bambú y germinados).

Elegir los hidratos de absorción lenta es importante, ya que tienen más vitaminas y minerales que los cereales refinados. Respecto a la proteína, mejor la vegetal que la animal.

MUY PRÁCTICO

Para mantener la piel en buen estado en esta época hay que cuidarla desde dentro y desde fuera. No te olvides de incluir en tu dieta ajo, cebolla, berros, rábanos y espárragos, donde encontramos el azufre, que es un oligoelemento necesario para mantener la piel en buen estado ya que interviene en la síntesis de la queratina.

Por otro lado, hidrata la piel con gel de aloe vera puro, que regenera e hidrata. También los aceites de coco o de almendras la cuidan porque tienen una gran afinidad con la piel.

Además, las infusiones de caléndula tanto a nivel interno como externo ayudan a calmar la piel por su efecto suavizante y antiinflamatorio.