Aumento preocupante de los suicidios

En el mundo, se producen casi un millón de suicidios al año. En España, ya es un problema de salud pública y, como causa, se apunta al incremento del sufrimiento social.

Lo más popular

Está demostrado que, por cada suicidio, se producen 20 tentativas serias. Es lo que se llama el “efecto Werther” por una obra que, en 1774, publicó Goethe. Trataba de un joven enamorado que se pega un tiro y parece que, con su muerte, logra escapar del sufrimiento. Tras su publicación, hubo una epidemia de suicidios y los suicidas se vestían como Werther.
A lo largo de la historia se han documentado brotes de suicidio por contagio de una manera muy llamativa. Uno de los más estudiados es el del metro de Viena. En 1986, se describe con todo tipo de detalles, un suicidio en el metro y en los 18 meses siguientes hubo un total de 22 suicidios más de la misma forma, más del doble de lo ocurrido en los tres años anteriores.
Lo que demuestran las cifras actuales es que en el mundo se producen casi un millón de suicidios al año. Aparte de la posible existencia de una enfermedad metal, se señala al incremento del sufrimiento social como una de las causas de este aumento.

Publicidad

Suben las autolesiones

La fundación Anar, dedicada a ayudar a los menores, acaba de hacer público su informe sobre las llamadas que recibe en sus líneas de atención telefónica. En 2013, recibieron 423.136 llamadas, un 29 por ciento más que en 2012. De éstas, 523 llamadas eran de adolescentes que planeaban morir. “Querían quitarse la vida como vía para escapar de su problema”, aseguran desde esta organización. En esta línea, también atendieron 176 llamadas sobre autolesiones de los menores de edad. “A través del dolor físico, los jóvenes atenúan el dolor psicológico, aliviando su malestar o miedo”, añaden.

Lo más popular

Tres veces más casos en hombres que en mujeres

La tasa de suicidio en España, más baja que en el resto de Europa, llega al 7,4 por 100.000 habitantes. Pero hay una tendencia al alza tanto aquí como en el resto del mundo donde se producen casi un millón de casos al año.

El doctor Benedetto Sarraceno, director del departamento de salud mental de la Organización Mundial de la Salud, explica que, en los últimos años, los suicidios habían aumentado en un 60 por ciento y ya es la principal causa de muerte entre jóvenes y adolescentes en la tercera parte del mundo.

Varias son las causas de este aumento. Por una parte, somos más y también se contabilizan mejor los suicidios. Además, hay un incremento de sufrimiento social, aumenta el estrés, el consumo de alcohol y drogas y el desempleo.

Los varones se suicidan tres veces más que las mujeres y los expertos dicen que puede haber un 45 por ciento de heredabilidad.

Una enfermedad mental de fondo

Se puede afirmar que, en un elevadísimo porcentaje de suicidas, late una enfermedad mental. Obviamente, tiene que haber una distorsión en la percepción del entorno para que la solución más viable sea quitarse la vida. La depresión está detrás de, por lo menos, dos tercios de los suicidas.

Para prevenir estos casos, el doctor Sarraceno argumenta que debería partirse del reconocimiento temprano de las características juveniles que llevan a esa tendencia suicida. Porque no hay que olvidar que un alto porcentaje de suicidas habían ido al médico sólo siete días antes.

La mayor parte de suicidios entre jóvenes son impulsivos. Por eso, se cree que si no tienen a mano los instrumentos elegidos para quitarse la vida, es más difícil que lo consigan.