Verano sin sobresaltos

Accidentes de coche o en el agua, quemaduras solares, mala alimentación, abuso de Internet... Toma nota de los principales peligros en vacaciones y hazles frente.

Lo más popular

Viajar está lleno de efectos positivos para todos, también para los más pequeños: los niños disfrutan de buenos momentos en familia, se fomenta su capacidad de adaptación y flexibilidad, potencian su curiosidad y aprenden a ser más tolerantes con los demás y a tener más paciencia, entre otras muchas ventajas.

Si este verano vas a viajar con niños, toma nota de las precauciones que debes tomar en esta época y ¡felices vacaciones!
 
Seguridad en el automóvil. Desgraciadamente, todavía no estamos suficientemente concienciados de la importancia de las medidas de seguridad en los niños en el coche. Frases del tipo “como te has portado como un mayor, te quito la silla de premio” o “total, es un trayecto corto” acaban con vidas. El 40 % de los niños muertos en carretera viajaban sin sillita. Los niños deben usar una silla reglamentaria para su edad y altura hasta los 140 cm. Respecto a ir delante, sólo lo pueden hacer a partir de los doce años y desplazando el asiento delantero al máximo. Recuerda que los airbags están diseñados para proteger a adultos con un peso de 75 kilos y podrían asfixiar a un niño.

Publicidad

Mar y piscina. Algunos de los accidentes más comunes son en el agua. Recuerda que 20 segundos son suficientes para que un niño se ahogue. Nos los pierdas nunca de vista y no te fíes de los manguitos ni flotadores. Enséñales también a no tirarse de cabeza en sitios que no conozcan.

Alimentación. El verano, con más tiempo, es perfecto para inculcarles buenos hábitos alimentarios. Los estudios señalan que en los niños la energía ingerida en grasas y proteínas es muy superior a la recomendada mientras que la de hidratos de carbono es insuficiente. En los adolescentes, además, la comida rápida está creando problemas para la salud. Enséñales también en verano a ser cautos con la alimentación para evitar las tan comunes intoxicaciones y, frente a la deshidratación, procura que beban agua muy a menudo.

Lo más popular

Internet bajo control

En verano aumenta el riesgo de que los jóvenes usen en exceso Internet y los móviles. Los chicos de quince a 24 años, llamados la generación “net”, usan regularmente la informática casi la mitad de su tiempo libre. 
Las consecuencias de esta adicción son muchas: dedicarle demasiado tiempo en vez de descansar o charlar, dolor de cabeza o espalda, obesidad, trastorno del sueño...
Deja que el niño navegue en Internet sólo si está acompañado, no le pongas ordenador en su habitación, sé capaz de manejar el ordenador al menos como él, habla sobre la navegación en Internet y construye junto a él una serie de reglas consensuadas para navegar.

Protégelos del sol

El 50 % del tiempo de la exposición solar en la vida tiene lugar durante la infancia. Los rayos solares son especialmente perjudiciales para los niños. Protegerlos es reducir el riesgo de que desarrollen cáncer de piel en el futuro. Aplícales filtro solar varias veces al día y con protector alto y, a la hora de jugar, que lo hagan a la sombra. Evita que estén al sol entre las 12.00 h y 16.00 h. Consulta al médico si tiene ampollas, dolor intenso o erupciones tras la exposición solar. Si se ha quemado, refresca la zona quemada con baños de agua tibia –nunca salada– de media a una hora.