Tentempiés ricos y ligeros

Este verano, comparte aperitivos con amigos o quítate el gusanillo de media mañana o media tarde sin miedo a engordar.

Estas vacaciones preocúpate sólo de disfrutar. Porque te lo mereces, date un capricho... sin miedo a recuperar kilos. Te contamos cómo lograrlo...

A media mañana o media tarde
Quítate el gusanillo con un minibocata de tres dedos de pan integral con jamón o pavo con tomate o tortilla francesa. No tengas miedo a recuperar la tradicional merienda de dos tostadas con aceite de oliva.
¿Vas a estar fuera de casa? Llévate una tortita de trigo inflado, que, con agua, te saciará.
Apuesta por una macedonia de frutas, una refrescante y nutritiva explosión de sabores; un yogur con miel, pasas, germen de trigo o bayas de Goji; un batido de fruta; gelatina; natillas bajas en calorías, dos galletas integrales de chocolate o fruta o barritas de cereales.
Puedes tomarte sin ningún miedo dos onzas de chocolate negro o regálate un helado bajo en grasas y azúcares.

Publicidad

A la hora de picotear
Tostas de pan integral con jamón y tomate natural o queso fresco.
Minisándwiches con lechuga, atún, huevo duro y pavo, cortados en cuatro.
Consume productos del mar como berberechos, mejillones, almejas al vapor o salpicón.
Los encurtidos, como pepinillos, te saciarán.
No renuncies a los frutos secos (no tomes más de diez almendras o cuatro nueces) o deshidratados.
Anímate a unas brochetas de tomate y queso, salmón y piña, queso y jamón o melón con jamón.
Prepara de aperitivo unas albóndigas vegetales con salsa de yogur rebajada y menta.