Pautas para evitar la retención de líquidos

Comer sano y andar después de cada comida es fundamental para evitar la acumulación de fluidos.

La retención de líquidos, esa sensación tan molesta que nos persigue sobre todo en verano, se da en tobillos, manos o incluso alrededor de los ojos. Puede deberse a muchas causas, algunas de ellas graves, como infecciones, alergias o enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, también puede producirse por estrés, por no descansar lo suficiente o por malos hábitos alimenticios como no masticar, beber bebidas con gas o café, o abusar del azúcar y el alcohol.

Publicidad

Por tanto, tener o no tener retención de líquidos depende, fundamentalmente, de nuestra capacidad digestiva. Para evitarlo es necesario llevar a cabo algunas pautas dietéticas, fáciles y efectivas.

Qué hacer

1. Tomar fruta o batidos verdes en ayunas, porque ayudan a depurar el organismo y lo llenan de vitaminas y minerales.
2. Añadir a las ensaladas perejil, achicoria, endivia o espárragos.
3. Comer huevos, pescados y legumbres, ya que es importante comer las suficientes proteínas.
4. No merendar pasadas las seis de la tarde frutas cítricas, como la naranja.
5. No mezclar el melón y la sandía con otras frutas.
6. No cenar yogures a diario, ya que le quitan potencia al sistema digestivo. Para evitar esto, podemos ponerles canela.
7. Evitar los helados, los fritos y los empanados porque retardan y dificultan la digestión.

Lo más popular

Y además, como hábito, es recomendable andar alrededor de diez minutos después de comer para no sobrecargar el sistema linfático, que es el encargado de llevar las sustancias de deshecho. Por último, descansar con las piernas en alto nunca está de más.

Hazte una infusión

Durante la comida, es mejor beber infusiones o consomés que agua fría. Y al terminar, tomar una infusión atempera el estómago y provoca que la digestión se haga antes. Son recomendables, también, los tés de jengibre, hinojo o anís.