Cómo deben combinarse los alimentos

Para aprovechar bien todos los beneficios de lo que comemos debemos conocer cómo mezclar.

A la hora de decidir de qué tipo de alimentos vamos a nutrirnos es importante saber combinarlos bien para que aprovechemos todos sus beneficios. Además, hay que tener en cuenta que no todos los alimentos se digieren de la misma manera.

Combinar bien los alimentos no adelgaza, pero sí nos da calidad de vida porque facilita la asimilación de nutrientes y, por tanto, tendremos una buena nutrición.

Publicidad

Si mezclamos alimentos que no casan bien, no llevamos a cabo una buena alimentación y sometemos al sistema digestivo a sobreesfuerzos innecesarios.

A nivel fisiológico no todos los alimentos tienen las mismas necesidades, ni las mismas cantidades de proteínas, hidratos de carbono o grasas. Sin embargo, hay alimentos que se consideran neutros porque combinan bien con todos. Es el caso de las verduras y las hortalizas, tales como berros, pepinos, espinacas, espárragos, ajos, acelgas o lechugas.
 

Lo más popular

Tres reglas básicas

1. Los almidones no deben mezclarse con ácidos,  por eso la fruta no debe tomarse de postre.
2. Los proteicos, como carnes, pescados y legumbres, no deberían mezclarse con almidones. Tampoco añadir a ellos demasiados ácidos, como el vinagre.
3. Las grasas, como mantequillas o aceitunas, es mejor hacerlas en comidas separadas porque hacen que el jugo gástrico pierda potencia y se mantengan durante más tiempo en el estómago, facilitando las fermentaciones.
Por último, lo mejor para no pensar qué alimentos combinan con otros es hacer comidas simples, sin demasiados ingredientes y sin añadir salsas preparadas artificialmente.

Por separado

Las frutas suelen separarse en ácidas, como la naranja, el pomelo, las fresas, la piña y las ciruelas verdes; y en dulces, como los higos, los albaricoques, la papaya, las chirimoyas y las peras. Es recomendable comerlas por separado. Las ácidas, si quieres combinarlas, que sea con grasas, como las semillas, los frutos oleaginosos y los quesos.

El melón y la sandía también deben comerse solos, sin mezclar con nada. Pasa igual con los dulces, que es mejor comerlos solos.