Consejos para cuidar al bebé

A todos los padres primerizos les asaltan dudas y preguntas de cómo criar a su pequeño. Te ayudamos a resolver algunas.

Lo más popular

El esperado día ha llegado. Ya tienes a tu recién nacido entre los brazos y te surgen las primeras dudas que la experiencia de la gente de tu alrededor suele resolver. Pero hay cosas que a los padres recientes les preocupan de una forma especial. Por ejemplo, les suele extrañar el movimiento de los ojos  (aparentemente, bizquean), y es porque los niños pequeños no tienen todavía sincronizado su movimiento. Hay que recordar que la visión es un aprendizaje y, al principio, es como si sus ojos se movieran cada uno por su lado. Poco a poco, a los cuatro o cinco meses, van a ir moviéndose de forma paralela.

Publicidad

Echar el aire

También desconciertan los llantos por gases. Es bueno que eche el aire después de cada toma. La postura clásica es recostar al niño sobre el hombro y darle palmaditas. También se le puede sentar en el regazo y pasar el brazo por su cintura para que se sienta “asomado” y su peso haga presión sobre su propia tripa. No hay que obsesionarse. El niño eructará si tiene aire dentro. Hay pequeños que eructan muy bien y otros que no. En todo caso, le servirá para aprender a canalizar el aire de otra forma.

Lo más popular

Alimentación infantil

La única norma que debes seguir a la hora de alimentar a tu bebé es la que te indique tu pediatra. En líneas generales, la dieta hasta los cuatro-seis meses debe ser láctea. Si es posible, leche materna y, si no, leche de fórmula. A partir del cuarto mes, el pequeño suele necesitar una alimentación complementaria. Cuando se introduzca un alimento nuevo, debe hacerse poco a poco. Se suele empezar por añadir cereales sin gluten en el desayuno y la cena. También puedes introducir algún zumo de fruta. A partir del sexto o séptimo mes, puedes incluir los purés de verdura y alguna papilla de fruta. Nunca debes añadir azúcar ni elementos dulces.

Normas de higiene

Casi todos los niños presentan, alguna vez, el culito irritado. Cuando les empiezan a salir los dientes, la irritación aumenta. Para evitarla, hay que mantener la zona del pañal limpia y seca y usar pañales muy absorbentes. Además, la aplicación de una pomada suavizará la piel del bebé y calmará la irritación. Estas cremas eliminan la dermatitis y regeneran su delicada piel.

Hay que tener un celo especial con la ropa del recién nacido. Hay que aclararla muy bien para que no haya restos de jabón.