Qué comer con la llegada del frío

Cuida especialmente los pulmones y toma alimentos que te ayuden a combatir resfriados.

Lo más popular

El órgano que más hay que cuidar en otoño es el pulmón. A nivel energético es conveniente tomar vegetales tipo raíz, como puerros, cebollas, zanahorias y patatas. Por su especificidad en mantener las mucosas fluidas incluye betacarotenos (alimentos de colores naranjas, brócoli...). También hay que tomar alimentos que contengan mucílagos (fibras solubles viscosas) que mantienen la humedad de las mucosas (higos, borraja, judías verdes, aloe vera...). Y es fundamental consumir cereales, que aportan energía de concentración (arroz integral, avena...).

Publicidad

Incluye frutos secos como las almendras, ricas en calcio y grasas insaturadas, y los piñones, que son ideales para los niños, ya que es el fruto seco menos alergénico. Hay que tomar con moderación lácteos, fritos y rebozados porque provocan mucosidad y flema.

Cómo cocinar

Los métodos de cocina más apropiados para esta estación son las cocciones largas y tapadas como los estofados, los guisados, las sopas o los hervidos.

Lo más popular

El sabor del otoño, que tonifica a los pulmones, es el picante, pero en cantidades moderadas porque un exceso podría dañarlos. Además de nutrir el pulmón, tiene una función dispersante y sudorífica que ayuda a desbloquearlo, promoviendo la circulación sanguínea y la energía. Un poco de picante favorece la digestión.

Colores imprescindibles

En general, cuando llega el otoño, no te olvides de incluir en tu dieta alimentos de color blanco como las patatas, los puerros o el arroz. Asimismo, incorpora el jengibre, que estimula el sistema inmunológico y ayuda por tanto a prevenir resfriados. Se desaconseja, eso sí, en casos de úlcera gastroduodenal o gastritis. Por otro lado, añade cúrcuma, muy útil en casos de asma, y los berros, que favorecen la mucosidad bronquial y además aumentan el apetito y tienen alta concentración en vitamina C y A. Además, te ayudarán disciplinas como el yoga, que tonifica porque se hacen ejercicios de respiración consciente.