Incontinencia urinaria: mejora tu calidad de vida

Seis millones de españoles la sufren; el 90% puede mejorar o incluso curarse. Descubre cómo.

Lo más popular

El 75 por ciento de los incontinentes son mujeres (en España hay cuatro millones); el 50 por ciento de las mujeres la padecerá y el 50 por ciento de las que lo sufren tiene dos veces más riesgos de padecer depresión. No sólo es un problema femenino, también afecta a los hombres (en edades avanzadas la sufre hasta un 40 por ciento). Ni ellas ni ellos suelen pedir ayuda, sólo lo hacen alrededor del 25 por ciento. Y, sin embargo, el 90 por ciento de quienes la manifiestan pueden mejorar o incluso curarse. Si la sufres, conocéla, porque hay mucho que puedes hacer por mejorarla.
 

Publicidad

¿Qué es? Es la molestia derivada de cualquier escape involuntario de orina.

¿Por qué se produce? El principal tipo de incontinencia, la de esfuerzo, afecta a más del 50 por ciento de los casos y se produce por un esfuerzo abdominal mientras se camina, estornudas o ríes. Surge principalmente después del parto o tras la menopausia y más adelante se puede hacer permanente. Otro tipo de incontinencia, la de urgencia, se produce con la cistitis o patologías más graves.

Lo más popular

¿Qué factores de riesgo pueden provocarla? Además del parto y la menopausia, e infecciones de orina, influyen en la incontinencia la obesidad, enfermedades cardiovasculares y músculo-esqueléticas, algunos fármacos, retrasar la micción o problemas de próstata.

¿Cuáles son sus consecuencias? Esta patología provoca problemas sociales y sexuales, de autoestima, vergüenza e inhibición afectiva.

¿Cuáles son las soluciones?
•En cuanto notes los primeros síntomas de pérdidas de orina acude al médico, ginecólogo o urólogo.
•Tras descartar cualquier enfermedad grave, se comienzan con unos consejos de prevención y fisioterapia, entrenando la vejiga y resistiendo el impulso de salida de la orina.
•Si estos consejos no son suficientes, en la incontinencia de esfuerzo hay una cirugía ambulatoria muy sencilla, que consiste en poner unas mallas para soportar la uretra. La intervención es con anestesia local y ambulatoria.
•Si las mallas fracasan, se puede colocar un esfínter artificial.
•En la incontinencia de urgencia hay fármacos eficaces.
La toxina botulínica (botox) es también un remedio eficaz: la toxina relaja la pared del músculo de la vejiga y logra que se contraiga menos.
•Otra solución es colocar un pequeño electrodo para controlar la micción.
•Los pañales absorbentes son muy eficaces para evitar la humedad y sentirse más cómoda y segura.

ASÍ PUEDES PREVENIRLA
-Evita comida y bebida que irriten la vejiga (comidas condimentadas, cítricos, bebidas con gas, alcohol o cafeína).
-No abuses de alimentos diuréticos. Evita tomar mucho calabacín, melón, sandía, espárragos, alcachofa...
-Toma alimentos ricos en fibra y mucho líquido, de seis a ocho vasos al día. 
-No retengas la orina y controla el estreñimiento crónico.
-La ropa ceñida evítala.
-Haz deporte evitando los de impacto brusco, como aerobic.
-Fortalece los músculos del suelo pélvico con los ejercicios de Kegel: identifica los músculos cortando el chorro de la orina. Ya identificado, haz tres series de quince contracciones tres veces al día.