Alimentos para estar despierta

Los productos que incluyas en tu dieta diaria pueden aportarte la energía y vitalidad necesaria para sentirte bien.

Lo más popular

La alimentación nos puede ayudar de manera natural y efectiva a estar despiertos y alerta. Muchas personas se despierten en esta época cansadas o “estancadas” debido a todo el calor que se ha ido acumulando durante el verano, y otras necesitan activarse porque se sienten débiles. Siempre hay que optar por los cereales integrales, que ayudan a mantener la glucosa en sangre evitando los bajones de azúcar y, a diferencia de los cereales refinados, tienen gran cantidad de vitaminas del grupo B, imprescindibles para transformar los alimentos en energía.

Publicidad

La B1 es imprescindible para la función del cerebro y el sistema nervioso. Su deficiencia provoca cansancio, debilidad muscular, hormigueo, aftas bucales, irritabilidad y depresión. Se encuentra en cereales integrales, germen de trigo, semillas de girasol , coles, leche...

La B5 convierte en energía los carbohidratos y las grasas. Interviene en la formación de glóbulos rojos. La hay en la avena, el pollo, los garbanzos, el yogur...

Lo más popular

El picante es energético

Es muy buena opción optar por alimentos de sabor picante, que es el sabor de la energía, ya que la desbloquea y ayuda a dispersarla haciéndonos sentir más despejados. Los berros y la cúrcuma estimulan la producción de glóbulos rojos y reducen los residuos ácidos del organismo. El jengibre desbloquea el pulmón, estimula al sistema inmunológico. Incluye también pimienta negra, ajo y cebolla. Funcionan también los alimentos con zinc, como las ostras, las pipas de calabaza y las de girasol. Una deficiencia en zinc puede provocar cansancio, mala memoria y confusión mental.

Por otro lado, el abuso de grasas saturadas, los fritos, la bollería industrial y las bebidas energéticas impedirán aguantar el día con energía. Tampoco hay que abusar en esta época de los crudos o las frutas porque, aunque nos aportan mucha agua, minerales y fibra, al tener mucho líquido, también ayudan a diluir los minerales. Si se toman en exceso, debilitan los riñones, los encargados de regular los electrolitos en el cuerpo. 

Mitos

Aunque para la mayoría sean los mejores y más consumidos estimulantes, el café, el té o el chocolate no son buenos aliados para aumentar la vitalidad. Es verdad que activan las hormonas del estrés, la adrenalina y el cortisol, pero es un arma de doble filo. La cafeína, por ejemplo, bloquea la adenosina, una sustancia cerebral cuya función es detener la liberación de adrenalina. Cuanto más café consumamos más insensible se vuelve el cerebro a sus propios estimulantes naturales como la dopamina y la adrenalina. Por eso necesitaremos más de un café al día, dando como resultado el agotamiento adrenal y, por tanto, la incapacidad de producir de una manera natural, las sustancias de la motivación. Esto ocurre también con el té y el chocolate.