Las plantas que te benefician

La fitoterapia puede ayudarte a tratar y prevenir enfermedades, siempre con el consejo de un especialista.

Lo más popular

La fitoterapia es el empleo de plantas medicinales como tratamiento, curación o prevención de los seres vivos. Contienen una serie de principios activos que, en combinación y cantidad adecuadas, se usan para tratar y prevenir enfermedades. Antes de usarlas, consulta con un especialista, pero algunas de las que pueden beneficiarte son:

Malva y malvavisco son antiinflamatorias y neutralizan la acidez, por lo que alivian la esofagitis de reflujo. La manzanilla y la milenrama también son antiinflamatorias. Y para los espasmos esofágicos, azahar y tila, cuyos aceites esenciales son antiespasmódicos y sedantes. En casos de mala digestión, el hinojo y la alcachofera ayudan. Para la gastritis, regaliz por su acción sedante. Si el problema es flatulencia, anís verde y comino por ser digestivas.
En el estreñimiento funciona el sen, por ser laxante y purgante. Las situaciones de cistitis o uretritis se combaten con brezo y buchú. Si quieres prevenir un cólico nefrítico, toma arenaria, que es litotrítica y ayuda a romper y eliminar los cálculos renales –no tomar en caso de insuficiencia renal o cardíaca–.

Publicidad

Para la artritis se puede tomar boswelia, que es analgésica, antiinflamatoria, estimulante circulatoria y antiartrítica.

Para el reúma, usa sauce –excepto en casos de gastritis o úlceras–; ulmaria o reina de los prados, con poder analgésico y sedante.

En situaciones de menopausia, cimífuga racemosa, que aumenta los niveles de estrógenos y reduce los de la hormona luteneizante por lo que palía los sofocos, depresión o sequedad vaginal.

Lo más popular

Para la gota, opta por cólchico, que aumenta la secreción de ácido úrico, es diurético y antiinflamatorio.

En casos de diabetes, pau d´arco, que regula el azúcar en sangre, y copalchi, que es hipoglucemiante y diurético.

Sus usos

Cada vez se descubren nuevas especies de plantas, por lo que sus usos son ilimitados. Además de sus usos internos, también te sirven para cuidados externos. Por ejemplo, para la piel usa caléndula, suavizante de la piel y mucosas, antiséptica y cicatrizante, y consuelda, que es cicatrizante y regeneradora de tejidos por contener alantoína y mucílagos. Para la conjuntivitis, orzuelos y ojos irritados, aciano y eufrasia, que son antiinflamatorios oculares y se pueden utilizar en forma de lavados.