Claves para una adolescencia saludable

Los adolescentes sufren grandes cambios físicos y psíquicos en muy poco tiempo. Una correcta alimentación es fundamental en esta época para su desarrollo. Además, hay otros hábitos que debes tener en cuenta.

Lo más popular

A los once años ellas y a los doce ellos, aproximadamente, los chavales comienzan la pubertad y con ella ese torbellino de emociones que tanto tememos los padres, los cambios psíquicos y los físicos. Se calcula que en esta etapa adquieren el 25% de lo que será su estatura definitiva, el 50% de la masa esquelética y el 50% del peso corporal.

En su desarrollo físico cobra especial importancia la alimentación, además de la actividad física. En esta etapa, los chicos comen como hasta ahora nunca les habíamos visto, se rebelan contra las comidas de siempre y se vuelven locos por el picoteo y el “fast food”. Les preocupa, por otro lado, su imagen, pudiendo caer en el peligro de trastornos de alimentación. De ahí que es muy importante enseñarles el respeto por su cuerpo, mantener los hábitos alimentarios y reforzar el aporte de nutrientes.
Refuerza el consumo de calcio  

Publicidad

Aunque la alimentación puede variar según el sexo, edad o cuerpo, hay unas pautas comunes:

-Aumentar el consumo de calcio con leche, yogur o queso fresco (se recomiendan unos 700 ml de leche y derivados y una ración de queso al día).

-Aumentar el consumo de frutas, verduras y legumbres. Durante la adolescencia, son muy importantes las vitaminas y minerales, que los aporta una dieta variada. No hay que darles un suplemento vitamínico si no es por recomendación médica.

Lo más popular

-Reducir el consumo de azúcar, frituras y carnes grasas; elegir para el día a día carnes magras y pescado, con menos colesterol. Tomar dos raciones al día.

-Pueden tomar hasta cinco huevos semanales.

-Las raciones de alimentos energéticos, como arroz o pasta, deben ser superiores a las de los mayores pero no muy voluminosas.

-Beber dos litros de agua al día y limitar las bebidas azucaradas.

-Snacks sólo de vez en cuando.

-Deben comer sólo cuando tienen hambre, sin asociar la comida con aburrimiento o ansiedad.

-Hacer cuatro comidas al día (desayuno, comida, merienda y cena), dándole especial importancia al desayuno.

Cuándo llevarles al médico

Los adolescentes sufren grandes cambios en muy poco tiempo, por lo que es muy importante que acudan a un control a su médico de cabecera una vez al año. Medirán su peso, estatura e índice de masa muscular, les tomarán la tensión arterial, les harán una exploración del pecho y los testículos, pedirán análisis y pruebas en caso de que lo consideren necesario y también harán un control sobre las vacunas que deben ponerse. Además, los chavales deben acudir anualmente a una revisión con el oculista y el dentista. Respecto a la primera revisión ginecológica, no es necesario que las adolescentes vayan hasta que no empiecen a tener relaciones sexuales. En España ya hay hospitales que tienen una unidad de médico especializado exclusivamente en los adolescentes.

El peligro de los móviles e internet

Según un informe de la Comisión Europea, los adolescentes occidentales usan la informática más de la mitad de su tiempo libre, y el 78 % de entre 12 y 17 años tiene móviles, que no siempre usa correctamente.

1. La adicción al móvil está creciendo peligrosamente entre los jóvenes, que lo usan sin control.

2. Entre las adicciones tecnológicas más frecuentes entre jóvenes y adolescentes están los videojuegos, la búsqueda patológica de información, el cibersexo y los foros de debate. Cada vez es más común también el abuso y mal uso de algunas redes sociales.

3. Los jóvenes dependientes de Internet y las nuevas tecnologías dedican un tiempo excesivo a estas actividades en detrimento del estudio o el trabajo, el descanso o las horas de sueño, la lectura o las relaciones sociales. El abuso de estas tecnologías acarrea, además, dolores de cabeza, espalda, irritación de ojos, irritabilidad y sedentarismo.

4. Los jóvenes tienden a engancharse a estas tecnologías; de ahí la importancia del uso racional bajo el control paterno.

La sexualidad, tema tabú

Si unos padres están considerando de repente hablar por primera vez con un hijo adolescente sobre sexualidad, seguramente les resulte muy difícil. La sexualidad está presente desde el nacimiento y es un tema que no debe obviarse en las conversaciones, con un lenguaje específico para cada etapa.

Temas sobre los que hay que hablar durante la adolescencia son:

1. Las relaciones de pareja y la no obligatoriedad de cumplir plazos. Cada uno tiene su ritmo.

2. Las diferentes opciones sexuales.

3. La sexualidad como fuente de placer asociada a los sentimientos y al amor.

4. Las enfermedades de transmisión sexual.

5. El embarazo y sistemas de prevención.

6. La masturbación como práctica habitual en diferentes edades.