Claves para combinar bien los alimentos

Mezclar alimentos que no casan bien impide una buena digestión y somete al cuerpo a esfuerzos innecesarios.

Al decidir con qué alimentos nos nutrimos es importante combinarlos bien para aprovechar sus beneficios. Aunque casi todos los alimentos tienen proteínas, hidratos y grasas a la vez, no los tienen en la misma proporción. Se consideran alimentos proteicos los que tienen mayor parte de proteínas como las carnes, los pescados, los huevos, los lácteos y las legumbres.

Los hidratos se dividen en los alimentos que tienen mayor cantidad de azúcares –frutas, mermeladas, miel...– o mayor cantidad de almidones –pastas, patatas, arroz, pan...–. Las grasas abarcan los alimentos que tienen mayor cantidad de grasas o aceites –mantequillas, mantecas, aceites, aguacates, aceitunas...–. Y, finalmente, las verduras y hortalizas –berros, pepinos, espinacas, espárragos, ajo, acelgas, lechuga–, que no contienen almidón y a la hora de las combinaciones son consideradas neutras.
 
Reglas básicas

Publicidad

Al combinar alimentos, hay reglas básicas: los almidones no deben mezclarse ni con ácidos ni con proteínas. Tampoco los almidones con las frutas. Las proteínas no deberían mezclarse con almidones. Tampoco se debe abusar de los ácidos, como el vinagre, ya que las proteínas, si no las masticamos muy bien, pueden quedar parcialmente digeridas si no se tiene un “buen estómago”.

Las grasas y las proteínas es mejor hacerlas en comidas separadas porque la grasa hace que el jugo gástrico pierda potencia y se mantengan durante más tiempo en el estómago, facilitando de este modo las fermentaciones. En general, las proteínas van bien con verduras verdes no amiláceas; los hidratos amiláceos, con verduras verdes y no amiláceas; las grasas, como los quesos, los frutos oleaginosos y las semillas pueden combinarse con frutas ácidas o con amiláceos como la pasta.

Lo más popular

Cómo tomar la fruta

En cuanto a las frutas, suelen separarse en frutas ácidas. como naranja, pomelo, fresas, piña, ciruelas verdes..., y frutas dulces, como higos, albaricoques, papaya, chirimoya y peras.

El melón y la sandía deben comerse solos, sin mezclar con nada.

Los almidones no deben mezclarse con las frutas. Por eso, se dice que la fruta no debería tomarse de postre. La fruta y los dulces, mejor tomarlos solos.