Vida sana: "Mejora tu relación de pareja"

El sexo quema calorías, relaja y potencia la autoestima. Descubre cómo disfrutar de una sexualidad plena.

El sexo es salud, física y mental: las relaciones sexuales queman calorías (durante quince minutos se pueden consumir hasta 350), tonifican, trabajan áreas focalizadas, favorecen la liberación de endorfinas (la hormona de la felicidad) y la relajación, te hacen sentirte querida y potencian la autoestima y la confianza.

El sexo placentero es todo beneficios y, sin embargo, la apatía sexual a partir de los 40 años es muy alta. A partir de esta edad, el 50% de las mujeres sufre una disminución del deseo sexual. Además, las prisas del día a día, el cansancio y la rutina dejan el sexo en un segundo plano. ¿Y tú? ¿Tienes una vida sexual placentera? Te contamos algunos secretos para que recuperes una sexualidad plena.

Publicidad

● El placer es tuyo. Lo primero que tienes que tener en cuenta es que disfrutar del sexo es responsabilidad tuya. Date permiso para hacerlo y no esperes pasivamente a que surja o a que tu pareja te invite a ello.

● Libérate de complejos. ¿No te gusta que tu pareja te vea completamente desnuda? ¿Prefieres tener relaciones con la luz apagada? ¿Te preocupas por cómo te ve tu pareja durante el coito? Tu físico está interfiriendo en tus relaciones. Permítete disfrutar de él sin inhibiciones. Recuerda que junto a la apatía, los temores, el pudor y la inseguridad son los grandes enemigos del sexo.

Lo más popular

● Mejora la comunicación con tu pareja. Comparte tus deseos, tus fantasías, lo que te gusta y lo que no, tus miedos... Está demostrado que las parejas que tienen buenas relaciones sexuales tienen también una buena comunicación dentro y fuera del dormitorio.

● Sé espontánea. No conviertas el sexo en un acto mecánico. Libera tu imaginación, mantén la mente abierta a probar cosas nuevas, no tengas relaciones siempre en el mismo sitio y de la misma manera ni con el mismo ritmo, recurre a los juguetes eróticos de vez en cuando y no olvides las sorpresas: una escapada, una puesta en escena con velas, un masaje con aceite...

● Céntrate en el presente. El coito no es la finalidad del sexo. Centraos en los juegos previos, regalaos tiempo tú y tu pareja para disfrutar del momento, no tengáis prisa, no es una carrera. Concéntrate en cada caricia y cada beso, en redescubrir su piel, su cuerpo... Entrégate al momento.