El ictus golpea más a las mujeres

Los infartos cerebrales producen el doble de muertes que el cáncer de mama. Descubre sus síntomas para lograr evitarlos.

La primera causa de muerte entre las mujeres es la patología cerebrovascular que, popularmente, se conoce como ictus. El ataque o infarto cerebral se produce cuando hay una interrupción del riego sanguíneo en el cerebro. Hay dos grandes categorías: las causadas por la interrupción de la circulación sanguínea y las causadas por hemorragias.

La causa, un coágulo

La causa hay que buscarla en un coágulo o en un pequeño trombo que bloquea la circulación de un vaso sanguíneo en el cerebro. Por eso, una zona se queda sin riego. Por otra parte, puede existir una debilidad de los vasos y, entonces, una excesiva tensión rompe alguno y surge la hemorragia.

Publicidad

Cuando la obstrucción es pequeña no se produce más que una crisis transitoria. Una pequeña parálisis facial o una leve pérdida de movimiento o de la palabra. Pero luego, se restablece el riego y no pasa nada. Otras veces, la zona es mayor y los efectos son permanentes. Por último, puede surgir una hemorragia cerebral cuyo desenlace puede ser fatal.

Poca información

El gran público tiene muy poca información sobre este problema. Si el paciente padece alguno de los síntomas, debe ir al médico porque, si hay un problema de riego, cuanto antes se detecte, mejor pronóstico.

Lo más popular

Factores de riesgo

El perfil de quien sufre un ictus es una persona mayor, con tensión alta, obesa, fumadora y con arritmias. Factores de riesgo:

1. Hipertensión.
2. Tabaquismo.
3. Ateroesclerosis (placas de ateroma en las paredes de las arterias).
4. Enfermedades cardiacas.
5. Antecedentes de infarto cerebral.
6. Diabetes.

Cuándo ir al médico

Los síntomas de infarto cerebral son:
•Repentina debilidad o entumecimiento en cara, brazos o piernas.
•Repentino oscurecimiento o pérdida de visión, sobre todo, de un ojo.
•Repentina dificultad en el habla o en la comprensión.
•Mareos inexplicables, inestabilidad o caídas repentinas.
También puede aparecer somnolencia, náuseas y vómitos.