Psicología: ejercita la memoria

Hoy nadie tiene la necesidad de sumar de memoria o recordar los números de teléfono. Pero mientras la calculadora o el móvil nos hacen la vida fácil, nuestro cerebro se acomoda y no ejercitamos la memoria.

Hoy nadie tiene la necesidad de sumar de memoria o recordar los números de teléfono. Pero mientras la calculadora o el móvil nos hacen la vida fácil, nuestro cerebro se acomoda y no ejercitamos la memoria.

Memorizar es cuestión de voluntad. Requiere un esfuerzo de concentración, motivación y también necesidad, que siempre la hay, aunque no seamos conscientes de ella. Piensa que conocimientos como hablar un segundo idioma necesitan mantener ágil la memoria para recordar y enriquecer el vocabulario.

Publicidad

Tres ejercicios básicos para ejercitar tu memoria. Practícalos a menudo y rápidamente aumentará tu habilidad para recordar cualquier cosa:
 

Asociación. Practica la costumbre de asociar palabras, nombres, cosas… Recordar el nombre de un desconocido es más fácil si lo asocias, por ejemplo, a otro conocido con el mismo nombre.

Visualización. Quizá nunca vuelvas a olvidar el número de la calle al que te diriges si al intentar memorizar esa dirección tratas de ver las cifras bien grandes y con toda claridad sobre el portal.

Repetición continua. La memoria a largo plazo sólo se consigue por repetición hasta aprender los datos. No todo funciona como las tablas de multiplicar, pero el vocabulario de un idioma, los artículos de una ley y otras cosas similares, se adquiere, y cada día con mayor rapidez y facilidad, a base de la constancia.