Cómo cocinar para aprovechar mejor los alimentos

El calor altera las propiedades de lo que cocinamos. Así que descubre cómo preparar los distintos productos para no perder nutrientes.

Lo más popular

Comprar alimentos frescos y de temporada es muy importante para asegurarnos una buena alimentación pero también lo es cómo los cocinamos. El calor altera los alimentos y es algo a tener en cuenta para que no pierdan propiedades.

A pesar de que la cocción altera los alimentos –hace que se pierdan vitaminas (A, B y C) o enzimas–, también favorece su digestibilidad y conservación y destruye sustancias tóxicas que contienen algunos alimentos, como las patatas o las berenjenas. También cambia el aroma, textura o color haciéndolos más apetecibles o fáciles de masticar y conservar.

Publicidad

Para cocinar hortalizas y verduras, lo más sano es tomarlas crudas, en ensalada, escaldadas, al vapor o cocidas poco tiempo y con poca agua para que no se pierdan vitaminas. Otro consejo es hacerlas al horno a bajas temperaturas. Al cocer espinacas o acelgas, tira el agua por el ácido oxálico que sueltan. Y no conviene abusar de su consumo porque dificultan la absorción de calcio y de hierro, además de favorecer la formación de piedras en el riñón.

Lo más popular

Carne y pescado
La carne lo mejor es comerla en forma de carpaccio, steak-tartar o marinada, ya que así conserva todos sus nutrientes, pero sólo si es de muy buena calidad porque podría tener bacterias o sustancias contaminantes. Si la cocinamos, mejor que sea de una forma suave, esto permite que se destruyan las bacterias y favorece su digestibilidad. Los estofados o carnes al horno son más saludables que a la brasa o al grill.

Al cocinar el pescado, lo mejor es hacerlo al vapor, estofados o al horno (sin pasar de los 300 grados). No se debe abusar del pescado crudo porque hace que se pierda vitamina B1.

Más opciones
LEGUMBRES
Las legumbres tienen muchísima fibra. Por eso, es bueno dejarlas en remojo antes de cocinarlas, así, al cocerse, se rompe la fibra y es más fácil digerirlas. Debemos cocerlas muy bien.

MARISCOS
Para asegurarnos de que no están contaminados hay que mantenerlos durante 48 horas en agua limpia y cloro.

HUEVOS
Lo mejor es pasados por agua, al vapor o escalfados. Así se cuaja la clara y la yema se mantiene casi cruda. No deben comerse crudos porque impiden la absorción de la biotina o vitamina B8, además de que pueden transmitir bacterias como la salmonela.