Los riesgos de las nuevas tecnologías

Los expertos advierten de los peligros que el abuso de ellas causa en los adolescentes. Toma nota de nuestro decálogo para que hagan un buen uso.

Lo más popular

Un grupo de adolescentes se apoya en un banco del parque. No hablan. Cada uno tiene su móvil. Teclean... De vez en cuando, hay alguna exclamación y uno o una le enseña a otro u otra el resultado de su búsqueda o la foto que acaba de recibir… Esta situación, tan habitual entre nuestros jóvenes, alerta a los expertos porque, según datos contrastados, casi el 10 % de los jóvenes está en riesgo de ser adicto a las nuevas tecnologías.

Publicidad

Tal y como apunta el Dr. Sanz Cid, de la Asociación Española de Psiquiatría Privada, “uno de los problemas asociados a esta adicción es que, a diferencia de lo que sucede con otros hábitos de abuso, como del alcohol o las drogas, no se le está dando la debida importancia. La sociedad todavía no es consciente del grave riesgo que esto supone y no se le presta demasiada atención, quizá porque no se produce un deterioro físico”, afirma.

Lo más popular

Es obvio que las nuevas tecnologías ofrecen ventajas pero su abuso tiene riesgos. Hay que enseñar a los adolescentes a usarlas con cabeza.

Sabías que... según la Asociación de Psiquiatría Privada, el 9,3% de los niños entre once y catorce años está en riesgo de ser adicto a las nuevas tecnologías. Tienen problemas de dependencia y de juego patológico.

Seguridad y riesgo en el uso de nuevas tecnologías

El doctor Ros, presidente de la Asociación de Psiquiatría Privada, advierte de los peligros de adicción a las nuevas tecnologías. Señala que los juegos que crean más adicción son los que implican dedicación continua, con varios participantes conectados
on line y que permiten la adquisición de un rango o status.

La doctora Laura Ferrando, miembro de la junta directiva de esta organización, explica que los adolescentes no son conscientes de su adicción. “Estos niños no son conscientes de su adicción porque los juegos les hacen sentirse bien, ven como se van superando y logrando mejores resultados y no tienen sensación de fracaso”, asegura.

Afecta a la conducta

El riesgo de adicción se relaciona directamente con el número de horas que se dedican cada día a su uso. También ese hábito influye en la conducta de cada persona según el grado de dependencia que se establece.

Otro problema es la seguridad que se puede tener por las relaciones que se establecen a través de las redes sociales. Juan Romero, fundador de “Adicciones digitales”, señala que lo más importante es evitar situaciones que puedan poner en riesgo la seguridad de nuestros hijos y de toda la familia. Hay una gran brecha entre padres e hijos en el uso de estas tecnologías.

10 consejos

Miguel Ángel Prats, experto en adolescentes adictos a las nuevas tecnologías, ha creado un decálogo para que los padres les enseñen a usarlas.

1. Crear un espacio de diálogo y crítica sobre el uso y el consumo tecnológico.
2. Establecer un clima de confianza para que tus hijos sepan que siempre pueden contar contigo.
3. Mostrar interés por lo que consumen en el móvil o en el portátil.
4. Jugar y navegar con ellos.
5. Hay que pactar horarios y usos de las nuevas tecnologías y ser coherentes.
6. En la medida de lo posible, colocar los aparatos tecnológicos en espacios comunes.
7. Es importante proponerles otras actividades de ocio, evitar que su ocio sea sólo tecnológico.
8. Explicarles que Internet tiene su propio código y que la gente puede crear una nueva identidad y ocultar su identidad real.
9. Advertir de los riesgos de publicar sus datos personales en Internet, sobre todo si no conocemos personalmente al interlocutor.
10. Instalar cortafuegos y antivirus en el ordenador.