Lo más popular

En época de comidas y cenas en familia, debemos recordar que cada cosa tiene su tiempo y hay un tiempo para cada cosa. Por ejemplo, para comer. Comer deprisa nos puede pasar factura en forma de digestión pesada. Ya hemos dicho muchas veces que lo que no haga la dentadura tiene que hacerlo el aparato digestivo. Una de las normas es masticar más, mucho más.

Si es proclive a una digestión lenta, debe prescindir de guisos muy condimentados o grasos y debe huir de las salsas con nata y mantequilla. Hay que tomar carnes rojas, embutidos y quesos con moderación. Los picantes y aliños pueden irritar la mucosa y provocar acidez. Además, hay que dejar pasar un tiempo razonable entre la cena y el momento de irse a la cama.

Publicidad

Marisco y colesterol

Los mariscos protagonizan muchas comidas navideñas. A pesar de que está muy extendida la idea de que no deben tomarse por su exceso de colesterol, no es cierto. Lo que tienen es bastante esterol, que baja el colesterol malo y ácidos grasos Omega 3. Y los hay que pueden aportar bastante grasa, como el buey de mar.

El sueño de los más pequeños

En estos días, los niños están excitados, quieren participar en todo y acostarse tarde. No pasa nada si lo hacen porque es una excepción y hay que tener en cuenta que ellos no están acostumbrados a trasnochar, por lo que, si se duermen tarde, se despertarán tarde. Lo que sí se debe hacer es, poco a poco y antes de volver a clase, ir volviendo a los horarios escolares porque, si no, cuando se reinicien las clases, van a pasar unos días dormidos en los pupitres. Éste es un consejo importante para los padres porque, si ellos se ocupan de los alimentos de sus hijos, también es importante que se ocupen de su sueño que, no hay que olvidar, es el alimento del cerebro.

Lo más popular

El alcohol de más

Los excesos de comida se compensan más fácilmente porque el organismo pedirá menos, pero el exceso de alcohol es peor porque va a producir dos síntomas muy claros: dolor de cabeza notable y ardor de estómago.

Para desembarazarse del alcohol, el organismo sufre una baja importante de azúcar, una hipoglucemia que produce cansancio y hay que comer algo. Hay quien aconseja comer ostras o almejas porque los moluscos crudos ocupan los jugos del estómago. La receta sería tomar algo caliente, un analgésico y acostarse.

¿Hay que ayunar?

No es verdad que la mejor compensación sea la de no comer nada durante todo el día si, por la noche, tienes una cena. Si haces esto, cuando ingieras algo, tus células estarán “hambrientas” y asimilarán más en menos tiempo.

Para evitar los excesos, hay que ser consciente de que no es obligatorio comer mucho todos los días ni comer todo el menú que nos ofrecen. Si normalmente comes la mitad, ¿por qué en un día señalado aumenta el hambre? Es importante reducir las cantidades que ingieres; utilizar platos de postre puede servirte para probar de todo pero sin pasarte.

En estos días de fiestas continuas, es importante conseguir un sueño reparador. Hay que esperar al menos un par de horas entre la cena y la cama. Si cenas pescado y hortalizas verdes, que tienen calcio y magnesio, dormirás mejor porque ayudan a relajar los músculos. Para quitar los párpados hinchados, prueba con una mascarilla de yogur.