Cómo combatir la arterioesclerosis

Una alimentación adecuada con legumbres, verduras y cereales mantendrá alejado el colesterol y el riesgo de dañar tus arterias.

Lo más popular

La arteriosclerosis es un proceso degenerativo de las arterias caracterizado por el engrosamiento, endurecimiento o pérdida de elasticidad. Esto produce la disminución del flujo sanguíneo que circula por dicha arteria. Que se hagan menos flexibles conlleva que la presión arterial no sea constante en cada latido cardíaco, disminuyendo la nutrición e hidratación y el oxígeno de las células del cuerpo.

Publicidad

Se engrosan porque se acumula colesterol. Además, si en nuestra alimentación hay muchas grasas trans, los radicales libres que generan hacen que ese colesterol se caiga de la pared de la arteria y pueda provocar problemas más graves por la obstrucción que pueda producir. La arteriosclerosis afecta a las arterias tanto coronarias como a las renales, las arterias de los miembros inferiores y vasos cerebrales.

Lo más popular

Hortalizas, semillas...
La alimentación es básica. Hay que aumentar la ingesta de cereales integrales (en especial el centeno), ricos en vitaminas del grupo B, proteínas e hidratos de carbono complejos (no suben el azúcar en sangre).

También incluir legumbres (garbanzos, guisantes, lentejas, azukis), ya que son ricas en proteínas e hidratos de carbono y bajas en grasas saturadas y sodio. Las legumbres y verduras además tienen folatos, que junto a la vitamina B6, ayudan a reducir los niveles de homocisteína. La hortalizas y frutos secos resultan especialmente beneficiosos por los ácidos grasos insaturados y vitamina E que aportan, reducen el colesterol y son antioxidantes.

Los aceites han de ser de calidad, de primera presión en frío, obtenidos mediante procedimientos mecánicos. Y hay que utilizar el de oliva para cocinar. El ajo se ha demostrado que ayuda, al igual que la fibra. También son imprescindibles las frutas, por su contenido en antioxidantes y vitamina C. Las semillas tampoco deben faltar (girasol, sésamo, calabaza...).

Prohibiciones
La sal debe tomarse con moderación, ya que el exceso de sodio infiltra las paredes arteriales y favorece la arteriosclerosis. Atención en este sentido con los quesos curados porque son ricos en sal y grasa saturada. Mejor el de cabra u oveja. También debe ser moderado el consumo de café, al igual que el azúcar blanco porque aumenta el nivel de triglicéridos en la sangre. En cuanto a las carnes, generan homocisteína, un aminoácido que favorece esta enfermedad. Cuidado también con el tabaco y el alcohol.