Trucos para mejorar tu circulación

Un menú adecuado y evitar el sedentarismo son algunos de los trucos para evitar la obstrucción arterial.

Lo más popular

Los problemas de circulación sanguínea pueden deberse a muchos motivos, como la predisposición genética y los hábitos alimentarios incorrectos. El abuso de grasas saturadas impide la buena oxigenación de la sangre y de los tejidos, aumenta la viscosidad de la sangre, así como el colesterol y los triglicéridos en sangre, lo que favorece la producción de ateromas que pueden ocasionar obstrucción arterial.
lácteos descremados.

Publicidad

Conviene evitar el azúcar porque debilita las paredes de los vasos (favoreciendo la aparición de arañas vasculares o varices); los hidratos de carbono simples o refinados, porque tienen pocas vitaminas minerales y fibra, además de debilitar la digestión y favorecer el estreñimiento.

Es fundamental evitar la falta de actividad y el sedentarismo. Muchas veces, los problemas de circulación aparecen cuando se pierde la elasticidad y tonicidad de los vasos, por el estrés, el tabaco, el alcohol y por la sal, ya que al retener agua puede ocasionar trastornos circulatorios. Por eso, hay que reducir la comida preparada, embutidos, patatas fritas y salsas comerciales por su gran cantidad de sodio. En cuanto a los lácteos, mejor descremados.

Lo más popular

Frutas cítricas
Hay que incluir alimentos que hagan fluir la sangre como el ajo, la cebolla, el hinojo, el apio, la zanahoria, la endivia, la achicoria, la remolacha... Y frutas como la papaya, las frambuesas, las uvas pasas y las cerezas. En cuanto a las plantas aromáticas, usa orégano, canela, regaliz, salvia, perejil y menta. Las grasas deben ser insaturadas y se encuentran en los pescados azules como salmón, caballa, arenque, atún...; también en semillas de lino y frutos secos como la almendra.

En el menú, hay que programar alimentos ricos en vitamina C para prevenir el envejecimiento prematuro del sistema circulatorio –pimiento, frutas cítricas como limón, naranja, mandarina y lima; y frutos rojos como moras, frambuesas y arándanos–.

Evita el sedentarismo y haz ejercicio para mejorar tu elasticidad y tu circulación. 

MENÚ TIPO
La alimentación te ayuda, pero si tienes problemas de circulación, no abuses de las espinacas, la alfalfa y las acelgas por su gran contenido en vitamina K, ya que ésta es la responsable de la coagulación.

Incluye en cambio alimentos ricos en fibra como los cereales integrales –previenen el estreñimiento, las toxinas y la acumulación de sangre en la zona pélvica y las piernas–.

El agua no se puede olvidar. Es imprescindible para el buen funcionamiento del organismo, además de ser el vehículo para que los nutrientes lleguen a todas las células del cuerpo, también lo es para que salgan.