Cómo cocinar de la forma más sana

Elegir las cazuelas adecuadas y la forma correcta de preparar los alimentos ayuda a que sean más ricos y sanos.

Para sacarle el máximo partido a los alimentos son muy importantes las cazuelas y sartenes que se usan. De ellas también depende nuestra salud. El vidrio es de lo mejor porque es lo que menos se degrada. Luego la cerámica, porque tampoco suelta sustancias que pasen a los alimentos. En el acero inoxidable, igual que el hierro y cobre, no hay que poner demasiados ácidos como vinagre o tomate, ya que éstos hacen que libere metales de su aleación, como el níquel. Las cazuelas y productos de aluminio no son demasiado aconsejables, igual que los de barro, ya que llevan en el interior un esmalte para dar brillo. Y las sartenes antiadherentes de teflón deben retirarse si presentan rayas.

Publicidad

Por otro lado, el tipo de cocción es básico para que una comida sea rica y sana. En cuanto a las carnes, retira la parte grasa porque es reservorio de toxinas, hormonas, pesticidas… Conviene tomarla tipo carpaccio, steak-tartar, marinadas o vuelta y vuelta. Si se cocinan a altas temperaturas, pierden nutrientes y se forman nitrosaminas o benzoprienos.

Para los pescados, la mejor opción es el vapor. Y las hortalizas y verduras lo más sano es comerlas crudas en ensaladas. Si se cocinan, mejor escaldadas, al vapor o al horno a baja temperatura. Los jugos de verduras son una manera muy sana de aprovechar todas sus propiedades.
Los frutos secos, mejor crudos

Lo más popular

Las legumbres, como tienen mucha fibra, hay que dejarlas en remojo, sobre todo para los que tienen digestiones débiles. Es bueno que estén bien cocidas. Las más tiernas, como guisantes y habas, pueden comerse crudas pero en cantidades moderadas.

Las frutas deben ser frescas y tomarse crudas sin pelar, si se puede, pero bien lavadas. Y los frutos secos, mejor crudos y sin piel. En cuanto a los aceites, siempre de primera presión en frío obtenidos mediante procedimientos mecánicos. Y que nunca humeen cuando cocines con ellos.

Básicos

La pasta es mejor dejarla al dente y, si los cereales son en grano, hay que cocinarlos bien. Al hacer huevos, lo ideal es que la clara esté cuajada y la yema poco hecha –los muy cocidos no son los más recomendables–. Y el pan, no muy tostado.