Niños superdotados, conócelos

La inteligencia superior es a menudo enemigo de quien la tiene. Detéctala a tiempo para evitar problemas.

Lo más popular

Un 2% de la población mundial tiene un Cociente Intelectual superior a 130; es decir, es superdotado, y un 10% tiene un CI de entre 120 y 130, lo que lo define con altas capacidades. Su mente brillante suele producirles problemas, en especial a los superdotados durante su infancia. De ellos hablamos con la psicóloga Carmen Sanz Chacón, directora de “El mundo del superdotado” y superdotada. 

Publicidad

-¿Cómo detectar a un niño superdotado?
-Aprenden a leer muy pronto y tienen gran facilidad con los números, les gusta estar con mayores, son despistados, aprenden rápido y tienen buena memoria, son muy exigentes con ellos mismos y con los demás, tienden a cuestionar la autoridad, son imaginativos y preguntan mucho.
Baja autoestima y fracaso escolar

-¿Ser distintos les hace sufrir?
-Sí, al ser diferentes, normalmente hay rechazo, unos reaccionan pasivamente y se encierran y otros con agresividad. Además, son hiperactivos mentales, lo que les produce estrés, insomnio, problemas de estómago... Son niños con baja autoestima, con problemas de conducta, con poca resistencia a la frustración y falta de habilidades sociales. 

Lo más popular

-¿Su expediente académico siempre es brillante?
-No, si no reciben educación especial, suelen estar desmotivados, es frecuente el fracaso escolar, los profesores no los comprenden y los padres los machacan.

-¿Hay apoyo en los colegios?
-Cada vez hay más formación pero queda mucho. Hay recursos para bajas capacidades pero cero para altas capacidades. En España tendría que haber detectados 160.000 niños y sólo hay 12.500.

-¿Cómo ayudarlos?
-Llevarles a un centro especializado para que evalúe su CI (a partir de los tres años) y avisar al colegio, que debe evaluar el caso del niño. Hay cursos especiales para ellos. Lo ideal sería subirles de curso. Una evaluación a tiempo puede evitar problemas físicos y psicológicos. Hay superdotados que por desconocimiento están medicados como si tuviesen déficit de atención. Los padres, por su parte, deben informarse, tener pistas de lo que va a pasar y explicarles que son superdotados.

Tu guía

Padres, educadores, familiares y profesionales de la salud encontrarán en el libro “La maldición de la inteligencia”, de Carmen Sanz, una guía para cubrir las necesidades de niños superdotados y hacer que su inteligencia no sea una maldición.