Cuidados para cicatrices

Tres de cada diez españoles tiene una, fruto de la reparación que nuestro organismo hace de las heridas. Aprende a mimarlas.

Las cicatrices surgen cuando nuestro organismo repara una herida. Lo hace con un tejido fibroso de características distintas al resto que se llama tejido cicatricial.

La cicatriz normal exterior se convierte, con el tiempo, en una raya finita que apenas se ve. Sin embargo, puede no ser así ya que depende de muchos factores. Puede ser anormal por tener un color distinto, ser más amplia o tener un relieve diferente. Cada cicatriz es distinta e incluso una misma cicatriz puede tener dos partes diferentes porque cada uno cicatriza a su manera.

Publicidad

Si la cicatriz surge tras una urgencia, es evidente que no hay preocupación previa. La habrá a posteriori y lo normal es que si ésta es muy visible se vaya a la consulta del especialista en estética y reparadora para resolverlo.

Medicina estética

El profesional aconsejará qué puede hacerse y cuándo, aunque no se ha inventado una “goma de borrar cicatrices”. Lo que ellos hacen es conocer muy bien la piel de manera que, además de hacerlas finísimas, las sitúan en lugares donde se puedan disimular como los pliegues de la piel o tapadas con el pelo.

Lo más popular

Consejos para “mimar” tus cicatrices

• es bueno darle un masaje con crema durante cierto tiempo para que se asimile todo el tejido y pase a ser una zona absolutamente normal.
• evita la exposición al sol de la cicatriz.
• debes mantener una higiene normal. Aún tierna, la cicatriz agradece el agua y el jabón. Hay menos infecciones. Es aconsejable lavarla varias veces aunque no conviene abusar de la humedad.
• tarda seis meses en estabilizarse. Los expertos aseguran que, por lo menos, se necesitan seis meses para que una cicatriz se estabilice. Pero esta velocidad puede modificarse. Por ejemplo, se sabe que se cicatriza más deprisa al borde del mar o con una oxigenación a mayor presión y que el estrés retrasa la cicatrización.