Vida sana: Incontinencia en el embarazo. Ponle solución

¿Estás embarazada o acabas de ser mamá y tienes pérdidas de orina? Te contamos cómo resolver este incómodo problema.

Es un problema muy habitual en las mujeres embarazadas o que acaban de ser mamás, pero no por eso debes aceptarlo con resignación. Te contamos por qué se produce y lo más importante: cómo ponerle solución para que no afecte a tu calidad de vida.

Las causas.
La pérdida involuntaria de orina se presenta hasta en un 67 % de las embarazadas, especialmente en el tercer trimestre. El bebé está más grande y la presión que ejerce el útero altera la capacidad de la vejiga para retener la orina. También es habitual tras el parto vaginal debido al traumatismo del propio alumbramiento.    

Publicidad

Factores de riesgo.
La obesidad, ser mayor de 30 años, haber tenido más de tres embarazos, infecciones urinarias o niños grandes son factores de riesgo que facilitan incontinencia.

Cómo se presenta.
Durante el embarazo o el posparto, la pérdida de orina suele presentarse en momentos de esfuerzo, cuando se levanta demasiado peso, se tose, se estornuda o se ríe.

Soluciones.
-Evita tomar líquidos con cafeína, cítricos o bebidas carbonatadas, ya que pueden irritar la vejiga.
-Evita las infecciones urinarias, limpiándote de adelante hacia atrás y empleando ropa interior de algodón.
-Evita el estreñimiento.
-Acude al baño de forma regular, antes de sentir necesidad.
-Realiza los ejercicios de Kegel para fortalecer la musculatura del suelo pélvico. Son muy positivos en cualquier etapa de la vida de la mujer para prevenir la incontinencia. La primera vez que vayas a practicarlos identifica los músculos del suelo pélvico cortando la orina. Ya identificados, haz tres series de quince contracciones tres veces al día.
-Para sentirte más segura y cómoda, utiliza compresas de higiene femenina.