Vida sana: cómo afrontar una separación

Rabia, enfado, estrés, culpa y baja autoestima mezclado con momentos de euforia. Si estás pasando por una ruptura y tienes estos síntomas, no estás volviéndote loca. Son normales pero ¿por qué alargarlos? Te contamos cómo aliviarlos.

Lo más popular

Cuando una relación se rompe, sientes una explosión de emociones: rabia, enfado, celos... Un torrente que en demasiadas ocasiones se lleva también la autoestima. Son emociones frecuentes, algunas de ellas necesarias, pero no por ello debemos quedarnos ancladas en ellas. Carmen Serrat-Valera, Paula Gordillo y Esther Rubio, psicólogas y responsables del curso “Rehacer tu vida”, en Madrid, nos cuentan los síntomas habituales y los alarmantes y cómo superar la separación de forma menos traumática.

Publicidad

Principales síntomas.

Con la ruptura, suelen experimentarse estados emocionales intensos y negativos, ansiedad y desorientación ante los cambios en muchas áreas de la vida, y emociones como culpa, tristeza, ira, rabia, enfado, rencor, estrés o celos, mezcladas, a menudo, con momentos de alegría y euforia.
cuándo pedir ayuda.

Todas las emociones son normales hasta cierto punto, ya que son necesarias para adaptarnos a la nueva situación, pero cuando se prolongan, no somos capaces de asumir la nueva situación o aparecen comportamientos como consumo excesivo de alcohol u otras conductas de riesgo, debes ir al especialista.

Lo más popular

Cómo actuar.
Aunque se dice que el tiempo lo cura todo, ¿por qué no acelerar el proceso de recuperación? Para ello es fundamental:
•Cuidar las amistades, pedirlas ayuda e incrementar el contacto social con actividades de ocio saludables.
•Llevar una dieta sana, hacer ejercicio y cuidar el sueño.
•Tener proyectos de vida que ilusionen y motiven.
•Ser conscientes de qué es lo que nos asusta para desarrollar un plan para afrontarlo.
•Tomar conciencia de los logros por pequeños que sean.
•Aprender a hablarnos de manera optimista y objetiva.
•Visualizarnos siendo capaces de superar las situaciones   complicadas.
•Cultivar aficiones.
•Cuidar la autoestima, que se resiente mucho. Es fundamental cuidarla conociéndose, aceptándose y queriéndose, con virtudes y defectos; detectando los pensamientos autocríticos y sustituyéndolos por otros más positivos y objetivos, dejándose querer y siendo agradecido.
•Atender al atractivo personal, que suele descuidarse. Sentirse bien mejora el estado de ánimo.
principales errores. Cuando hay hijos por medio, algunos padres intentan compensar a sus hijos colmándoles de regalos, pero el mejor regalo es compartir el tiempo con ellos e intentar tener una buena relación con tu ex. Para ello evita sacar reproches y respetar la intimidad del otro.