Salud: El cáncer de mama, el más común

Cada año se detectan en España más de 20.000 casos de cáncer de mama. Te contamos todo lo que necesitas saber.

Lo más popular

En la última década, han aumentado los tumores de mama, y además aparecen a edades más tempranas. Entre las causas hay que citar el estrés continuo de los países industrializados, la alimentación rica en grasas y el uso indebido de hormonas.

Con los nuevos avances se diagnostica más. Esto no significa que haya mayor incidencia, aunque parezca que sí. El mayor riesgo está a partir de los 50 años. Aunque cada vez se detectan en estadios más precoces y, por tanto, tienen mejor pronóstico, todavía se puede avanzar mucho.

Publicidad

Mama fibroquística
La mama no es una superficie lisa y muchas veces aparece con nódulos internos dando la sensación de que tiene pequeños quistes. Eso asusta a muchas mujeres, aunque no tiene mayor significación. Se trata de una mama fibroquística y es imprescindible que tú misma sepas reconocer si aparece algún nódulo nuevo. Se trata de una mama muy fibrosa, pero esos nódulos no tienen ninguna trascendencia.

Lo más popular

¿Es congénito?
En el cáncer hay implicados varios genes en los que hay variaciones que están en el origen de la enfermedad. Pero ocurre en un solo individuo y las alteraciones están forzadas por distintas circunstancias, por lo que NO es hereditaria. Se manifiesta en la edad adulta y por actuación de distintos factores que modifican los genes, aunque pueda haber una predisposición inicial. Por eso no es congénito.

La dieta
España es uno de los países con menor incidencia de tumores (menos de 300 casos por 100.000 habitantes).
La dieta mediterránea parece ser la causa, por lo que se recomienda:
•Reducir el consumo de grasas animales, como la mantequilla, carne roja, embutidos, quesos...
•Usar aceites vegetales de soja, girasol y, sobre todo, de oliva. Y reducir el aporte de grasas totales.
•Aumentar el consumo de frutas, verduras y cereales.
•Desgrasar los guisos. Es decir, dejar que se enfríen, retirar la grasa que se acumula en la superficie y calentar después.
•Y siempre que sea posible, sustituir los lácteos enteros
por lácteos desnatados.

Novedades en la prevención
Se ha demostrado que en mujeres jóvenes con alto riesgo familiar (tres o más casos de cáncer en parientes directas), la resonancia magnética nuclear es mucho más eficaz que la mamografía. A partir de los 40 años, todas las mujeres deben someterse a estas pruebas, y a partir de los 30 las que tienen ese alto riesgo familiar.

Cómo se hace una autoexploración
Sitúate delante del espejo, levanta los brazos lentamente y comprueba que tus mamas:
1. Son de igual tamaño.
2. Tienen un límite circular.
3. No tienen ninguna parte retraída.
4. Su piel es lisa, sin asperezas, ni durezas.
5. Los pezones no están retraídos ni eliminan líquidos anormales.
Palpación: Para palpar, imagina que tu mama está dividida en cuatro partes. La palpación debe ser lenta, presionando sobre el plano que forma la pared del pecho. Con la mano opuesta a la mama que vayas a palpar y con los dedos estirados, comprímela contra las costillas, desde el pezón hacia el centro del pecho. En esa misma postura, desplaza la mano para palpar contra las costillas el cuadrante interno inferior, presionando desde el pezón al centro del pecho. Después, se explora otro de los cuadrantes, desde fuera y moviendo la mano hacia el pezón. A continuación, presiona desde fuera hacia el pezón hasta explorar toda esa parte. Debes poner especial cuidado en el hueco de la axila.
Si descubres alguna anormalidad, no te asustes. En el 95% de los casos no será un tumor. Pero hay que tener en cuenta que sólo el médico es capaz de distinguir de qué se trata. No pierdas tiempo. Recuerda que la mayoría de las enfermedades inflamatorias se manifiestan con dolor. Las tumoraciones, en general, no duelen, por lo que el dolor, si aparece, lo hará de forma tardía.